Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
HEMEROTECA TAURINA

Se han encontrado 59 artículos.
Se muestran del 1 al 20. Página 1 de 3.

El 25 de agosto de 1972

La faena cumbre de Julio Robles en Bilbao

"Figura, garra, valor y arte". En estos términos resumió "Tabaco y Oro" la faena cumbre de Julio Robles la tarde de su presentación en Bilbao, allá por 1972, a las pocas semanas de haber tomado la alternativa en Barcelona. Fue con una corrida de Urquijo, muy cantada por la crítica. "Variada, lenta, templada, mandona la faena de Robles", certificó Díaz Cañabate en ABC, que más adelante añadió: "Y para colmo de bienes la estocada con la que muere el bravo toro fue tan soberbia como la faena". Por su parte, Eduardo de Guzmán en el semanario "El Ruedo" sentenció que Robles "se superó a sí mismo y superó a cuantos hasta ahora han intervenido en la Feria".


En la Semana Grande de San Sebastián, de 1963

Antonio Díaz Cañabate: "Diego Puerta y la Zurriola"

"Diego Puerta y la Zurriola no es el título de una crónica, es la acción de gracias de un pobre critico que, al fin, puede echar al vuelo las campanas de su emoción y de su admiración". Con estas palabras concluía Antonio Díaz Cañabate su bellísima crónica --uno de los textos más magistrales del crítico de ABC-- de la corrida celebrada el 16 de agosto de 1963 en la plaza donostiarra de El Chofre, en la que el torero de San Bernardo alcanzó, junto a la tarde del toro del marqués de Domecq en abril de 1968 en Sevilla, una de las grandes cumbres de su carrera. Se trata de un texto de los se disfruta al leerlo.


Cuando coincidieron en los toros en Burgos

Sebastián Miranda, Belmonte ….y el sastre

La inmensa personalidad de Juan Belmonte --al que Francisco Gómez Hidalgo llamaba "el misterioso"— dio lugar un sinnúmero de hechos relevantes pero también de anécdotas más que curiosas. Gracias a don Luis Bollain, notario mayor del belmontismo, conocimos lo ocurrido con Sebastián Miranda y su sastre, que vino a culminar en la plaza de toros de Burgos, cuando el escultor y el sastre se sentaron en barreras colindantes, en una trama organizada por el propio Pasmo trianero.


Todo un aviso premonitorio de lo que vendría luego

Gerardo Diego: la "humanización" puede cristalizar en una degeneración de los valores de la Fiesta

Son palabras dichas hace ya 50 años. Pero ben podrían haberse dicho hoy. Cuando se hizo esta importante observación en la sociedad española y en el toreo no había corrientes animalistas que protestaran a las puertas de cualquier plaza. Se las dijo a José López Martínez, quien las reprodujo en las páginas del semanario "El Ruedo". Son del gran poeta Gerardo Diego. "últimamente –dijo-- se ha llegado a una estimable humanización en todos los aspectos; humanización que puede llegar a ser peligrosa, por que puede cristalizar en una degeneración de los valores fundamentales de la Fiesta". En esto, como en tantas otras cosas, el gran poeta fue un verdadero adelantado.


Un articulo del director La Fiesta Brava

Ortega ha dicho

El semanario barcelonés "La Fiesta Brava" tuvo una vida editorial de 11 años. Se ha considerado como uno de los mejores entre los editados en Barcelona. Su entonces director, Fernando Sayos --"Trincherilla", en la crónica taurina-- publicó en 1934 un articulo bastante crítico contra Domingo Ortega, por unas declaraciones en las que el torero de Borox se pronunciaba sobre un tema recurrente en la prensa: la exigencia creciente que la afición demuestra con los toreros que triunfan. Si la primera tarde triunfas --venía a decir Ortega-- a la siguiente la afición te pide un imposible.


"¿Te acuerdas de aquel Madrid, de Mosquera y de Retana...?"

Eduardo Pagés, poeta

"¿Te acuerdas de aquel Madrid,/ Cañabate de mi alma,/ aquel Madrid ya lejano/ de Mosquera y de Retana…?". Con estos versos comienza un romance escrito por don Eduardo Pagés, y dedicado al cronista y escritor Antonio Díaz-Cañabate. Se trata de una faceta poco conocida del hombre que modernizo la empresa taurina en España en los comienzo del siglo XX. Poeta y autor dramático, con varias obras todas ellas inéditas. En las páginas de "El Ruedo" escribió Cañabate: "el romance tiene gracia, soltura, agilidad, tres elementos no tan fáciles de combinar, máxime si es un hombre alejado del profesionalismo literario".


Una curiosa entrevista en "La Fiesta Brava", en 1928

Los hermanos Manolo y Pepe Bienvenida, rumbo a América

Con el título de "Una interviú con los hijos de Bienvenida", el semanario catalán "La Fiesta Brava" publicó en el invierno de 1928 una crónica en la que Judex Calatayud da cuenta del viaje a tierras americanas del Papa Negro con sus hijos Manolo y Pepe. Ante la imposibilidad de actuar en España, cruzan el océano para forjarse como toreros. Inicialmente se dirigen desde Cádiz hacia Caracas, a bordo del buque "León XIII", en un camarote de "primera preferencia", según matiza el texto periodístico. Cuando los aficionados gaditanos conocieron su presencia "en la calle la gente se aglomera, frente a la ventana donde nos hallamos, siendo necesario que un guardia de la porra haga su presencia para que no se interrumpa la circulación".


En la carta autógrafa para Pablo Lalanda

La opinión taurina de Jacinto Benavente

"Es de los pocos toreros que aun hacen faenas adecuadas a las condiciones del toro, lo que no siempre sabe apreciar el público de ahora". Así escribió el Nobel de Literatura don Jacinto Benavente, en una carta autógrafa con ocasión del homenaje que los aficionados rindieron en Madrid a Pablo Lalanda, al concluir su primera temporada como matador de toros. Y es que Lalanda, primo del gran Marcial, fue un torero "en la órbita de ese toreo que es eficacia y dominio, arte y ciencia de la lidia. No es de los que van al toro a dar lances o pases porque el toro pasa. Sus faenas tienen eficacia porque tienen objeto. Es decir, sabe torear porque sabe por qué y para qué torea", según escribió Juan Ferraqut en un artículo que años después reprodujo el semanario El Ruedo.


La crónica de Barico, en El Ruedo

El triunfo de Juan Silveti en su confirmación en Madrid

Tras tomar la alternativa en plaza México el 15 de enero de 1950, con un toro de La Laguna de nombre "Colegial", siendo Fermín Rivera su padrino y como testigo el portugués Manolo Dos Santos, en Madrid la confirmó al siguiente año, el 17 de junio del 51, de manos de Antonio Bienvenida y nuevamente como testigo el lusitano Dos Santos. El toro se llamó "Pavito" de la ganadería de Sánchez Cobaleda. En las páginas de El Ruedo, Barico certificó su triunfo.


Un articulo del escritor valenciano Manuel Soto Lluch

"¡¡¡Voy contratado a AMERICA!!!"

Al escritor valenciano Manuel Soto Lluch debemos un relato interesantísimo acerca de cuál era la realidad de ese "hacer las Américas" de los toreros de hace un siglo. La descripción que realiza tiene un gran valor testimonial de unas situaciones poco conocidas, pero el que el autor atestigua en primera persona. Durante su lectura no puede menos de llevar a pensar en situaciones y circunstancias que hoy se viven en ese "hacer las Américas", que tanto ha cambiado desde sus épocas de gran esplendor.


Poeta castellano que no eludía su estirpe andaluza

La teoría taurina de Antonio Machado

"Aunque perteneciente a la generación del 98 y poeta de clara castellanía, Antonio Machado no podía eludir su estirpe y naturaleza andaluzas, que es muy posible influyeran en su ánimo para establecer la teoría taurina que puso en boca de uno de sus personajes". A todo ello se refería hace 50 años en la revista "El Ruedo" Manuel Ríos Ruiz, poeta, escritor y estudioso del flamenco jerezano, con una amplísima bibliografía en su haber y que, entre otras muchas distinciones, fue galardonado en 1972 con el Premio Nacional de Literatura por su libro de poemas "El oboe".


Carta abierta al presidente de la Diputación de Madrid

Las Ventas hace 50 años: NO a una nueva plaza; SI a su reforma

Hay que contextualizar el artículo en el leguaje y las circunstancias de su época. Pero hecho tal, resulta muy revelador el contenido de una carta abierta, a través de las páginas de El Ruedo, dirigida al entonces presidente de la Diputación de Madrid, don Carlos González Bueno, por el cronista Rafael Campos de España. A propósito del nuevo contrato que iba a convocarse para el arrendamiento de Las Ventas, venía a denunciar los intereses especulativos que se movían para que se construyera una "nueva plaza de toros monumentalísima", obviamente sobre el suelo que acogía, entonces como ahora, a la Plaza de Madrid, con el fin de darle otro destino urbanístico más rentable para quien lo consiguiera. Se desconoce que efectos concretos tuvo aquel artículo, pero la especulación se paró.


A propósito de la figura de Antonio Ordóñez

Ser torero y hacer de torero

En 1999 la Revista de Estudios Taurinos, de Sevilla, publicó un interesante artículo de una pluma experta como la de Antonio García-Baquero González, referido todo él a la figura irrepetible de Antonio Ordóñez. "El toreo como proyección de ser torero será otra cosa a la que ni el esfuerzo físico ni, probablemente, la gestualización le es imprescindible, independientemente de que estén o no presentes e incluso de la opinión ajena que susciten. Y eso quizás haría que la polémica sobre la existencia de toreros de arte y de técnica, de toreros trabajadores y estilistas, en realidad carezca de sentido profundo, porque solo es posible que existan toreros y no toreros", escribe el autor.


Ahora se cumplirán 70 años

La Beneficencia de 1947, triunfo y cornada en la última tarde de "Manolete" en Madrid

Venía de triunfar en los sanfermines y estaba ya anunciado para la feria de julio en Valencia, pero la cornada de Madrid no le permitió regresar hasta primeros de agosto en Vitoria. Tenía el proyecto de torear en Madrid en la Corrida de la Prensa, prevista para finales de la temporada. Pero no pudo ser: en medio se coló Linares. Por eso, aquella Corrida de la Beneficencia de 1947 --que se celebró en un miércoles-- fue la última comparecencia de Manolete en el foro. Y resultó triunfal y dolorosa. Este próximo 16 de julio se cumplirán 70 años de aquella tarde en la que compartió cartel con Gitanillo de Triana y con Pepín Martín Vázquez, quien acabó abriendo la Puerta Grande.


El primer serial de San Isidro, en 1947

La primera feria de don Livinio: cuatro corridas, cuatro llenos y Pepe Luís mató la de Miura

"En la feria taurina de San Isidro, la Plaza de las Venias se ha llenado durante cuatro tardes; se han lidiado toros de peso y, en general, los toreros han mantenido el cartel que tenían y algunos hasta lo han aumentado", así resumía Manuel Casanova --EMECE, en la crónica taurina-- en las páginas del semanario El Ruedo la primera feria de San Isidro, creada por don Livinio Stuyck en 1947. Entre la afición madrileña hasta entonces se consideraba que esto de las ferias era algo propio de provincias, pero la plaza de la capital era de temporada. Para inaugurar una feria que luego se ha hecho imprescindible, Pepe Luís Vázquez se anunció para matar la corrida de Miura, como siempre hacia en Sevilla.


Un articulo en "La Noche", de 1911

Miguel de Unamuno: Bárrurá, neure anájeák bárrura¡ (Adentro mis hermanos, adentro¡)

Si para no distraer la atención sobre lo principal dejamos a un lado su conocida psición crítica respecto al nacionalismo vaco, el bizkaitarrismo, resulta interesante el pensamiento de Miguel de Unamuno respecto a la proyección social que genera el mundo del toro. En este artículo, poco conocido y publicado en diciembre de 1911 en el diario madrileño "La Noche", se refiere a los efectos positivos que para la realidad vasca aportaron los toreros vizcainos de su época con sus actuaciones en las distintas plaas del país, hasta el punto que les adjudica un destacado papel en esta tarea: Pero, además, frente a quienes sostienen una posición crítica frente a la Tauromaquia, Unamuno escribe que la plaza de toros es una "además de cultural, una institución benéfica".


De cómo hay amigos y… amigos

Los que van con el torero

En las tardes sin suerte, en las tardes de desánimo, la soledad en que "los que van con el torero" dejan ídolo, queda reflejada en el gesto amargo que expresa el rostro de torero. En las tardes de gloria, no queda un sitio libre en su habitación. Con detalle y con un gran realismo, el gran aficionado que fue Adolfo Bollain dejó en las páginas de "El Ruedo" lo que es más que un retrato de la sicología de quienes rodean a un torero con muy distintos objetivos. Tomando pie de una tarde en la plaza de La Coruña en 1934, el cuadro que dibuja no puede ser más realista. Se diría que trasladable al día de hoy.


El nuevo diseño que encargó Joselito

Los trajes de luces y el sentido de la estética en los toreros

Cuenta José Díaz de Quijano Garciabriz --"Don Quijote en la crónica taurina-- que en el último invierno de su vida Joselito el Gallo encargo a su sastre que diseñara un vestido de torear que resultara menos pesado. Pensaba el torero en utilizarlos especialmente en sus frecuentes corridas en solitario con seis toros. En medio se cruzó la tarde de Talavera y no pudo llegar a estrenar los nuevos diseños. Sin embargo, se fueron abriendo paso entre los coletudos. En opinión de "Don Quijote", la elección entre el viejo y el nuevo diseño tuvo mucho que ver el propio temperamento artístico de cada espada.


La realidad y la sensación del riesgo

Luís Bollaín: El tono trágico del trágico arte del toreo

Este artículo lo escribe don Luis Boallín Rozalem a finales de 1959, para el diario ABC de Sevilla, dentro de una serie titulada genéricamente "La bravura del toro bravo". Cuatro años más tarde en el contexto de un artículo para El Ruedo, explicaba la razón del su tesis sobre el riesgo: "Andaba yo empeñado en demostrar la tesis de que, por ser el toreo un arte trágico, el toro de hoy --incapaz, a fuerza de su poca fuerza, su mucha suavidad y su menguada casta, de meter en el ánimo del aficionado la sensación de riesgo--, no es un toro apto para la lidia". Y deja sentado: "La cornada hecha realidad es una cosa; la sensación de riesgo, otra muy diferente. Y es esta sensación, y no aquella realidad, lo que da el tono trágico al trágico arte del toreo".


Un reportaje de hace 50 años

Alfonso Navalón: "Por tierras de Salamanca"

Con la llegada del nuevo año --que en este caso era el de 1967-- se multiplica la actividad ganadera, con la vista puesta ya en la temporada que va a comenzar. El 2 de enero de aquel año, Alfonso Navalón echó un día de campo para "El Ruedo", en la ganadería de Carreros. Al hilo de las tareas de campo, en las que volvió a coger la muleta El Viti después de una cornada fuerte en Bogotá, el cronista trae a colación aquello que por entonces se hablaba en el mundo del toro.


||    siguiente -->


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |