Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La necesidad de la Fiesta como un arte verdadero
"Las seis claves del arte de torear", nuevo libro del filosofo Francis Wolf
"Nuestra época no tolera una práctica en la cual la belleza anda aunada con la muerte. Pero el arte de torear sigue pisando fuerte y por las mismas razones, y es que nunca ha habido tanta necesidad de un arte verdadero, donde ética y estética se confundan". Es uno de las formas posibles de resumir lo que contiene y representa la nueva obra taurina de Francis Wolf, titulada "Las seis claves del arte de torear". Tan interesante como sus dos anteriores aportaciones a la literatura taurina, el filósofo y escritor francés insiste una línea hoy tan necesaria como de actualidad: la defensa argumentada y sólida de la fiesta de los toros y de cuanto representa.
Actualizado 10 septiembre 2013  
Redacción   

Es su tercera incursión en la literatura taurina, después de “Filosofía de las corridas de toros” (Bellaterra, 2008) y “Cincuenta razones para defender la corrida de toros” (Almuzara, 2010). “Las seis claves del arte de torear”  es como sugerentemente le ha titulado el filósofo francés Francis Wolff, catedrático Escuela Normal Superior de París. Y como sus anteriores aportaciones, además de presentar un perfil de gran originalidad en su enfoque, se trata de una aportación pensada y argumentada en defensa de la Fiesta de los toros.

Como el propio título ya indica, la obra se estructura en torno a lo que denomina claves, a saber: la época, la plaza, el toro, el torero, la historia y la afición. Como se dice, y es un texto muy representativo de la obra, en su presentación: “Seis claves tiene desde siempre la fiesta de los toros: un momento propicio y un lugar adecuado para celebrarla; toros bravos que embistan y toreros valientes que se les enfrenten; aficionados unidos en una misma pasión y divididos por esta misma pasión; y luego un puñado de mitos para que opere la química”.

En uno de esas claves, Wolf se acerca lo que constituye una cierta paradoja: la Tauromaquia está tocada y el arte de torear está radiante. Sostiene el filósofo que nuestra época, que para algunos no tolera una práctica en la cual la belleza ande aunada con la muerte, sin embargo arte de torear sigue con su plena vigencia, con  la sola exigencia de “un arte verdadero donde ética y estética se confundan”.

Muy interesantes resultan sus observaciones, agudas como corresponde al autor, acerca de los aficionados y las diversas familias que entre ellos se forman, según niveles de exigencia y de gustos. También hay páginas muy sugerentes en la clave dedicada al torero, con esa especie de juego dialéctico, alejado de tópicos, que traza de José Tomás a Juan Belmonte. Pero el conjunto raya a un magnífico nivel, porque Wolf tiene una acreditada maestría para elevar los hechos a categorías filosoficas y luego divulgarlos de manera sencilla y rectilínea.

Como un ejemplo de lo que representan “Las seis claves del arte de torear”, por deferencia de Editorial Bellaterra reproducimos aquí el prólogo del libro.

El Prólogo

Filosofía y tauromaquia no suelen hacer buenas migas. Para muestra, valga una chanza: cuentan (se non è vero è bene trovato...) que el filósofo alemán Martin Heidegger y el filósofo español José Ortega y Gasset departieron --mediaban los años 1950-- en algún lugar del Bosque Negro. Sostienen que aquél preguntó, con un punto de xenofobia: «Estimado colega, ¿por qué razón, en su opinión, son tan pocos los filósofos españoles?». A lo que Ortega contestó, con un punto de ironía: «Y en su opinión, estimado colega, ¿por qué son tan pocos los toreros alemanes?».

Quiso mi sino --o algún duendecito benévolo-- que yo entrase en filosofía a la par que en afición. Tenía dieciocho años. Supe de buenas a primeras que esta razón y esta pasión habían de conformar mi vida para siempre. Lo que no sabía era que iba a empeñarme, cuarenta años más tarde, en compaginar una con otra. Fue lo que intenté con Philosophie de la corrida, publicado en 2007 en Francia y editado en español al año siguiente en esta colección «Muletazos», que por aquel entonces debutaba, de la editorial Bellaterra. Esta nueva entrega es, por así decirlo, la «segunda temporada», cinco años después.

Como en las series, cada temporada es autónoma pero siguen los mismos personajes. Una corrida de toros que se precie necesita en efecto un momento propicio, un lugar adecuado, toros bravos, toreros valientes, aficionados de tal o cual signo y también algunos mitos. Esta «nueva filosofía de la corrida de toros» no puede sino conjuntar estos diferentes ingredientes. Son las seis claves del arte de torear.

Un momento, yo no lo elegí, es nuestra época: ¿puede ésta aún entender el ruedo y su espectáculo? Hay sobradas razones para dudar de ello y algún que otro motivo de esperanza (clave 1). Un lugar, una plaza de toros: les tengo apego a muchas, allende y aquende los Pirineos, pero Sevilla es mi especial querencia. La hubiese escogido yo sin vacilar... pero fue ella quien tuvo la consideración de elegirme en 2010 para filosofar sobre la fiesta (clave 2). Se necesitan toros, por supuesto, siempre y cuando sean bravos. Pero, ¿sabemos a las claras qué es bravura y qué paradojas encierra tal concepto? ¿Podemos saber quién es el toro? (clave 3). Toreros, será que no tengo toreros en el corazón y en el recuerdo... Pero nuestra época ha elegido a «su» torero, en quien cifra la encarnación del torero: José Tomás. Esbozar la filosofía de su toreo es como dibujar el retrato ético y estético de todos los toreros desde Juan Belmonte (clave 4). Y, por fin, la corrida es memoria, amasada como toda memoria a base de historias y de mitos. Una filosofía del toreo ha de preguntarse si su historia tiene un sentido, o sea un motor y una dirección única. Dos relatos míticos pretenden contestar a esta pregunta: el progreso y la decadencia. ¿Podemos librarnos de ellos? (clave 5). Queda que al fin y al cabo todo eso redundaría en nada, o tan poca cosa, sin cierto desvarío al que llamamos afición. La afición es una pero los aficionados son múltiples: divididos en partidos según su peculiar concepto del planeta taurino. Conviene aquí optar por la risa, o la sonrisa. Porque si la corrida de toros es cosa seria, no hay que tomarse demasiado en serio a los aficionados. Me fascinan y fastidian todos por igual, y es que me reconozco en todos y cada uno, desde el más torista hasta el más torerista. Las pasiones auténticas nos separan tanto como nos unen. Nos vuelven incoherentes (clave 6). Confesarlo es dar un paso hacia la razón. Hacia la filosofía pues”.

El índice

Estructurado en capítulos, tanto como claves taurinas identifica el autor, el conjunto de la temática responde al siguiente esquema:

Primera clave: la época.
¿Malos tiempos para los toros?
El mito contemporáneo de la «Naturaleza buena»
La ética extemporánea del aficionado y del torero
La inactualidad de la muerte
La unión anacrónica de la ética y de la estética
Una época paradójica
Tras la modernidad

Segunda clave: la plaza.
Los filósosofos griegos y la tauromaquia
El pregón de Sevilla

Tercera clave: el toro.
Las paradojas de la bravura  
¿Natural o artificial?
¿General o particular?
¿Tendencia o virtud?.
¿Ofensiva o defensiva?
¿Salvaje o doméstica?

Cuarta clave: el torero.
De José Tomás a Juan Belmonte (y al revés)          
José Tomás, el torero
La ética del torero
La estética del torero
Del belmontismo en general.
Del temple en general.
Y de la gracia
La filosofía del torero

Quinta clave: la historia
El arte de torear y sus mitos
Los dos mitos históricos
Metamorfosis del pase
La conquista del Oeste
La construcción

Sexta clave: la afición
Los aficionados y sus partidos
La ultraizquierda(taurina)
La izquierda
El centro
La derecha
La ultraderecha

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Literatura taurina
Fernández Casado: Antigüedad y arraigo de la Tauromaquia en las tradiciones y la historia de Bilbao
Antonio Fernández Casado ingresa en la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País
El Club Cocherito homenajea a Victorino Martin y a "El Juli" con dos ensayos biográficos
Toros y poesía en México
"Crónicas volcánicas", la apuesta literaria de Zabala de la Serna
Luis Carlos Peris recibe el premio de periodismo taurino "Manuel Ramírez"
La figura del Presidente, en un oportuno estudio jurídico del profesor Hurtado González
La Tauromaquia vista por un pensador: "A la luz del toreo"
Sevilla en la primavera soñada de José María Requena
"Vida y arte de Conchita Cintrón", por Paco Montero
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas


La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |