Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Tras las ofertas de diálogo de Canorea y Valencia
La "paz de Sevilla" es posible y debe redundar en beneficio de los aficionados
Los empresarios que gestiona la Maestranza sevillana han dado al unísono el primer paso hacia el fin del conflicto con los toreros del G-5, con una oferta de diálogo conciliadora y pacífica, sin condiciones previas. No se entendería por la afición que la otra parte en conflicto no respondiera con una medida similar: encastillarse hoy de forma numantina no conduce a ningún sitio. Si lo que se buscaban era sacar a la luz comportamientos inadecuados de la Empresa, ya son de público dominio hasta en sus más nimios detalles. Por eso, carece de sentido que tanto unos como otros sigan mirando hacia atrás, sin ni siquiera sentarse a comprobar la posibilidad de acercar posiciones. En esto, como en tantas cosas de la vida, negarse a hablar acaba siendo igual a perder la razón.
Actualizado 3 noviembre 2014  
Redacción   

Primero fueron las declaraciones a la cadena COPE de Ramón Valencia; en la madrugada del lunes, las de Eduardo Canorea a la cadena SER. La Empresa gestora de la Maestranza sevillana han dado un paso adelante. Y es importante, porque lo hayan hecho y por cómo lo han hecho. Ni diseñadas salen unas palabras más medidas.

Ofrecen una conciliación sin condiciones previas, tan sólo la de sentarse hablar. En otras palabras, una paz sin vencedores ni vencidos. Y no ha debido ser fácil ofrecer algo así, con todo lo que unos y otros se han dicho en esta última temporada. Por eso, bueno sería que en esta hora ambas partes de la mesa negociadora cerrarán con siete llaves las hemerotecas, porque acudir ahora a ellas no es precisamente lo más oportuno, sino que raya en la imprudencia.

Y es que, como se ha comprobado, lo ocurrido en Sevilla ha sido mucho más que un simple pleito entre una empresa y unos toreros; ha marcado, y negativamente para todos, toda una temporada y, al final, ha causado a daños a sus protagonistas y a la propia Fiesta. Con la que parece que se avecina en la sociedad española, no está el cuerpo taurino para  mantener abierto por más tiempo este tipo de frentes.

Desde luego, la posición dialogante de la Casa Pagés puede crear más que incomodidades dentro del grupo de los cinco toreros que decidieron romper todo lazo con la Empresa sevillana. Cuando ya el grupo tiene síntomas de desunión, no resultará fácil buscar una fórmula cómoda simultáneamente para todos que les permita volver  “honorablemente” a la mesa de las conversaciones.

Pero es que, probablemente, tratar de buscar esa fórmula honorable puede resultar lo más ineficaz e inadecuado en este momento. ¿No sería mucho más sencillo que cada uno se sentara a hablar y valorara las posibilidades de un acuerdo? Desde luego, si por la parte empresarial hay lealtad en los comportamientos, seguro que por esa vía se encuentra una solución razonable.

Si hay tanto en juego, que va mucho más de unos carteles concretos, resulta innecesario que unos a otros se lancen de nuevo a la cara sus reproches, hasta innecesario es que se pidan mutuamente disculpas. Y resulta innecesario todo eso porque la afición entera, además de los profesionales, son sobradamente conocedores de sus diferencias profesionales al afrontar el negocio taurino; no hace falta, por ello, recordarlas a otra vez. Aquí todo el mundo ya se ha formado su opinión.

En lenguaje coloquial, se podría decir que unos y otros se han sacado mutuamente a la luz todas las “vergüenzas” internas. Y lo han hecho con profusión y con dureza verbal, de forma hasta descarnada. Solo por el simple hecho de que todo eso haya pasado a ser de dominio público, ya se ha puesto la primera piedra para la regeneración del negocio, si eso es lo que se pretendía.

No se sabe de una forma más clara y más rotunda para que, sin necesidad de más explicaciones, cada uno haya quedado en el lugar que le corresponda ante la opinión pública del toreo. Si a eso aspiraban la empresa y los toreros, conseguido está. Pero precisamente por eso mismo carece de todo sentido que ahora se mantengan encastillados en posiciones irreductibles frente a la oferta de diálogo de la Casa Pagés.

Pero no solo las Empresas, sino también los toreros tienen que asumir sus propias realidades. Y la primera de ellas es que la economía de la Fiesta no da margen algún para remuneraciones que no sean recuperables luego en la taquilla. Se les reconocen a los toreros todos los méritos y más que corresponden a quien se juega la vida en un ruedo. Nadie pone en cuestión el papel primigenio que por ello les corresponde a quienes se visten de luces. Lo que ocurre es que los dineros del toro están tasados, especialmente ahora. Y para que la Fiesta siga rodando, se hace necesario repartirlos de una forma equitativa entre todos; las empresas, también.

Y sobre todo, en ese reparto de la taquilla unos y otros debieran sopesar en primer lugar que la política de precios en los que están instalados los espectáculos taurinos, constituye hoy la primera causa de la crisis taurina. Racionalizar los precios de las localidades puede ser un magnífico motivo para que todos, en Sevilla y en cualquier sitio, racionalicen las cuentas. No pueden encontrar una mejor y más noble causa para que la paz vuelva al toreo. Esta si que es una verdadera solución honorable para todos.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Punto de vista
La absoluta falta de transparencia del negocio taurino
El cruce de los caminos de la Tauromaquia y la Política
El "bombo" no es el "bálsamo de Fierabrás" para todos los males
El sinsentido de Morante y la televisión
La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos
Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta
El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende
La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley
Ministerio de Cultura: la cosa sigue pintando mal
Ahora toca esperar al nuevo ministro que asuma las competencias taurinas
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |