Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Dos años después de su creación
¿Qué ha sido del G-10 y de sus reivindicaciones?
Iban a resolver los derechos de imagen. Iban a crear una fundación para la defensa y la difusión de la Fiesta. Iban a … La realidad es que ninguno de aquellas grandes ideas con las que nació el G-10 ha llegado a alcanzar al menos el grado de proyecto formal. Todo se fue diluyendo, hasta la zozobra final, al año de haberse constituido. No puede decirse seriamente que fue una batalla en la que los toreros perdieron frente a las grandes empresas; en realidad, al G-10 le perdió la enorme heterogeneidad de sus componentes y los errores propios y los añadidos de ASM. Por eso hoy, un año después de su disolución del G-10 no queda más que un vago recuerdo, que ni siquiera ha servido para vigorizar a la Unión de Toreros.
Actualizado 26 noviembre 2013  
Redacción   
 Derechos de imagen: El pleito de ANOET ante Competencia queda en nada
 El escalafón se mueve: las figuras desplazadas por toreros de moda y el G-10 retrocede con fuerza
 Empieza a romperse el G-10: Cayetano se retira, El Cid se da de baja y otros se lo piensan
 El G-10 decide gestionar por su cuenta sus derechos de imagen

Esto sí que fue, verdaderamente, eso que se dice “flor de un día”. Un grupo quizás demasiado heterogéneo de toreros creaba hace dos inviernos el G-10; hoy de todo aquello queda tan sólo el recuerdo. De hecho, ni un año aguantaron todos juntos, ni mucho menos consiguieron llevarse detrás a buena parte del escalafón, una vez que en el plenario de la Unión de Toreros no quiso seguir su política audiovisual.

Se quedaron solos, aunque los platos rotos los pagaron, sobre todo, El Juli y Miguel A. Perera, que fueron lo más coherentes hasta el final de esa aventura. Pero todo ello tuvo una relevancia muy relativa en las estadísticas taurinas, si comparamos los datos del antes y el después del año en el que el G-10 se mantuvo activo.

Pero, en cambio, sus reivindicaciones quedaron en la nada. Desde luego aquella propuesta, cuyo mando se le otorgó torpemente a ASM, sirvió escasamente. Le ganaron el pleito a ANOET, tan mal planteado como estuvo, con una resolución nada usual de la Comisión de la Competencia. Pero fuera de esa satisfacción moral, de lo concreto nada se supo más.

De hecho, en la batalla por los derechos de imagen en la práctica cada cual va hoy a lo suyo, con El Juli como baluarte final, en una pugna que más que por una cuestión de principio hoy se centra en sus discrepancias con los rectores del canal de pago.

Eso sí, hubo numerosas ocasiones para la foto con dirigentes políticos diversos. Como efecto imagen, tuvo su interés para la Fiesta. En la práctica, si la Tauromaquia hoy está plenamente en el ámbito de la Cultura se debe a otros actores bien distinto, ninguno de los cuales se ha vestido jamás de luces.

Y nada se ha sabido de aquella propuesta, nacida de la grave preocupación que declaraban por la situación de la Fiesta, de crear una Fundación para reivindicarla, defenderla y difundirla, dedicando a ello los fondos que se obtuvieran con los eventuales derechos audiovisuales. La tal fundación no llegó ni a nacer.

Al final, de aquel grupo que quería ser beligerante a favor de la Fiesta, uno dejó transitoriamente los ruedos –caso de Cayetano--; otro ha pasado a prodigarse poco --César Jiménez--; dos han cambiado de apoderado --Morante y Talavante-- y los seis restantes mantienen sus propios roles. Y, por su parte, la empresa ASM ha desaparecido del panorama taurino, con el mismo sigilo que llegó.

¿Quiere todo ello decir que, en el pulso que lanzaron, las grandes empresas han acabado por imponerse? Es más que dudoso que tal haya ocurrido. Entre otras cosas porque toreros claves de aquel G-10 estaban ligados precisamente a los grupos fuertes del negocio taurino.

En realidad, al G-10 lo derrotaron sus propias circunstancias. Ni siquiera la fuerte penalización del millón de euros que debían abonar al grupo quienes se marcharan sirvió para frenar su descomposición. De hecho, rompió filas El Cid y no pasó nada. Con lo cual, detrás llegaron los demás descuelgues, hasta la desaparición final. En el fondo, el barco se fue abandonando antes de que zozobrara del todo.

¿Qué falló? La respuesta más precisa a esa pregunta la escribió Fernando Carrasco, en el ABC sevillano, cuando comenzó la desbandada: “¿Qué es lo que ha fallado en todo este entramado? Principalmente, los intereses distintos de cada uno de sus toreros: no es lo mismo el caché de uno que de otro, que se traduce en los triunfos en plazas y ferias importantes. Meter a todos en el mismo saco ha servido, finalmente, para que salgan a flote las diferencias existentes”.

Pero falló, además, una desastrosa gestión de la comunicación, cuyos fallos pusieron de uñas a toda la afición, incluso antes de que el G-0 se consolidara. Hay que reconocer  que, ni por parte de los toreros involucrados ni por la de ASM, esta parcela se pudo resolver peor.

Cabria preguntarse, acudiendo a una cita clásica, si aquella aventura “fue bonita mientras duró”. Pues ni siquiera eso, pues la unidad duró lo que tarde en pasar un invierno, esa etapa de inactividad, para ya en las primeras ferias surgir las diferencias y volver a lo más habitual. que cada fuera a lo suyo.

A mayor abundamiento, al año de que el G-10 zozobrara, sus gentes han terminado por dar un paso atrás en la Unión de Toreros, cuya presidencia se la han cedido a Juan Diego, quitándose ellos de la primera línea, sin haber conseguido al menos que la nueva organización aunara a una mayoría de voluntades. 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
La explosión de Juan Ortega, justo triunfador del año; en 2021 toca que se le reconozca
Toros, nieve y tercera ola
2020: un año para el arrastre
La atinada definición del "pegapases", según la Academia de la Lengua
Sevilla: ¿Feria? No. ¿Toros? A lo mejor...
El verdadero Paquirri
La Unión de Criadores de Toros de Lidia hace una propuesta para la unidad de los ganaderos
Tauromaquia: desescombro, reconstrucción y nuevos aires
La temporada taurina vuelve al congelador
El Presidente incumple una vez más su palabra: a los profesionales del toro SÍ los ha dejado atrás
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |