Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Undécima del abono de San Isidro
La sinceridad de Sebastián Castella, en la despedida de Juan José Padilla
Sincera actuación de Sebastián Castella, con el toro más potable de Jandilla. (Plaza 1)
Con una corrida que no añade ninguna gloria al hierro de Jandilla, la undécima del abono estuvo casi toda la tarde al borde del aburrimiento. Salvo un toro, con el que se pudo estar más a tono, todos los demás iban perdiendo nota conforme avanzaba la lidia. Sebastián Castella, con la sinceridad su toreo, supo aprovechar las posibilidades que le ofreció el 5º; en la primera parte, porque acertó a llevarlo muy templado, sometido siempre a su mando; cuando el "jandilla" se apagaba, con un arrimón tan sincero como limpio, todo ello como prólogo de una gran estocada. Sin suerte Padilla en su despedida de Madrid y sin poder desbordarse como en tantas ocasiones Roca Rey.
Actualizado 18 mayo 2018  
Redacción   
 El triunfo voló a México en el equipaje de Luis David Adame.
 Tarde memorable de Alejandro Talavante
 Los toros grandullones de Las Ramblas dieron para bien poco
 Cayó la primera oreja, en medio del frío y del viento

MADRID. Undécima del abono de San Isidro. Lleno de “No hay billetes”: 23.624 espectadores. Toros de Jandilla (Borja Domecq), de correcta presentación y la mayoría ofensivos por delante, de poco juego por falta de fondo. Juan José Padilla (de marino y oro), silencio y silencio. Sebastián Castella (de azul pastel y oro), silencio y una oreja. Andrés Roca Rey (de blanco y plata), palmas y ovación.

Al concluir el paseíllo, los aficionados obligaron a Juan José Padilla, que esta tarde se despedía de Madrid, a saludar desde el tercio.

 

Ya en los comienzos de la tarde había más ruido que otros días en las reacciones de un sector de los tendidos, que hasta ahora había estado menos activo. No es ni más ni menos que la idiosincrasia de esta Plaza, a la que ellos son fieles de marzo hasta octubre. En Madrid son estas exigencias del "crúzate" y otras, que se identifican con el 7, como en Sevilla son esos silencios a los que tanto temen los toreros. Cada cual se expresa a su modo.

 

Pero a unos y a otros los pone de acuerdo cuando en el ruedo vibra la emoción, que en este viernes se midió con cuenta gotas. A ello cooperó en abundancia la corrida de Jandilla, que no ha sido como para que el criador tire cohetes. Pasó con holgura el listón de la presentación; en cambio quedó lejos de los parámetros necesarios para en lo bravo sentirse satisfechos, con la observación suplementaria que ante el caballo no tuvieran mala nota, incluso que varios fueran con alegría. 

 

A la hora de ponerse delante, hubo un toro, que fue el 5º, de mejor condición y algo más de duración, aunque le faltara un tranco en los finales.  Otro que,  teniendo su dosis de clase,  se acabó muy al principio, que fue el 1º. A partir de ahí, los “peros” van a mayores. Sin clase y claudicante resultó el 2º: ni a media altura admitía los muletazos. Sin fondo alguno el 3º, al que le costaba un mundo repetir.  Complicado y evolucionando a peor, el 4º. Manso declarado el 6º, por más que en las tablas se tragara el arrimón de Roca Rey. Y todos con un fondo tan escaso que antes de mediar las faenas ya se venían a menos. En resumen, la mayoría incapacitados para crear emoción en los tendidos, que cuando la hubo fue por un sobre esfuerzo del torero.

 

Se despedía de la afición madrileña Juan José Padilla. Por la ovación que le dedicaron en los comienzos parecía que habría más receptividad con su actuación. La realidad es que no la hubo ni en los momentos mejores. Por ejemplo,  los buenos pares de banderillas --que los hubo-- del jerezano, sin darse ventajas y con mucha exposición, no llegaron al tendido como merecían. Fuera de los suaves lances de recibo, el vibrante inicio de faena y una serie con la muleta más rematada, poco más podía ofrecer con su primero, que se apagó demasiado pronto. Muchas menos opciones le brindó el geniudo 4º, el de su despedida, que a cada embestida que daba se ponía a peor.

 

Sinceramente bien se le vio a Sebastián Castella con el buen 5º. Cuando sus embestidas tenían todavía largura, porque llevaba a los toros muy por abajo, macizos de temple y hasta el final; cuando las acometidas se acortaron, porque se regaló un arrimón que además de ser muy verdadero, resolvió siempre con buena nota, sin atragantones ni desaires. Lo mató con una excelente estocada casi entera en la misma yema, de la que el toro rodó como una pelota. La oreja que se le concedió es de las que hay que poner en valor. Con el muy claudicante 2º su toreo encajaba poco: no podía ni intentar bajarles la mano, porque el jandilla rodaba por los suelos. Un trasteo pulcro, pero carente de cualquier atisbo de emoción.  Tan sólo un pero:  muy rinconera la estocada, que como todas las que son de ese porte tienen efectos rápidos.

 

Sin repetición, sin fondo en sus embestidas, resultó el 3º; manso de toda mansedumbre, el que cerró la función. O sea, ninguno de los dos resultaban apropiados al toreo que lleva dentro Roca Rey. Valiente, por supuesto. Pero fuera de ese ejercicio meritorio, en todo lo demás faltaba algo Estuvo empeñado con el 3; con el 6º, inteligente, porque le dejó ir a donde le correspondía, a las tablas por la zona de chiqueros, y allí le extrajo lo poco que llevaba dentro. Eso sí, en su haber hay que anotar una estoconazo monumental a su primero, de los mejores que se han visto hasta ahora.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2018
S.M. Felipe VI presidió la Corrida de la Prensa
Excepcional Diego Ventura, que corta el primer rabo que en Madrid se concede a un rejoneador
Triunfo sólido de Pepe Moral, con un gran toro de Adolfo Martín
Más que un desafío, una charleta en grises
Detalles muy toreros y un paso más de Ginés Marín, con la mente puesta en el ministro de Cultura
Otra tarde torista sin argumento
¡Qué cosas tienen los Palcos…!
Seria y dura corrida de Miura
Caballos bajo el diluvio
Torería de Cayetano, más en Ordóñez que en Rivera
PUNTO DE VISTA
Cuando pasan tres meses del nuevo Gobierno


El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende


Vivimos tiempos nuevos para la política y para la Tauromaquia, en los que entre unos y otros no acabamos de contrarrestar todo ese ruido mediático que hace que destaquen más las sombras que las luces. Sin embargo, incluso en momentos de crisis como la actual, cuánto encierra la Tauromaquia como hecho cultural y patrimonio común, sigue vivo, mantiene sus valores creativos y sigue teniendo detrás un apreciable respaldo social. Por eso, salir del impasse actual resultaría muy conveniente que se reactivaran las instancias institucionales a las que corresponden salir en su defensa y apoyar su proyección de futuro. Se diría que en tres meses poco puede pedirse a un Gobierno; pero no es menos cierto que al menos podría haberse dicho una palabra de ánimo y de respeto.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |