Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Séptima de la feria de abril
Tarde apoteósica de "El Juli": 4 orejas y el indulto a un gran toro de Garcigrande
"El Juli" y el ganadero Justo Hernández, aclamados en la Maestranza (La Maestranza-Pagés)
Ha sido una tarde de una enorme dimensión. Por lo mucho y bien que ha toreado "El Juli" a sus dos toros, con una despaciosidad asombrosa. Pero también por un gran toro con el hierro de Garcigrande, que mereció y obtuvo el indulto. La conjunción de este torero y este toro nos llevó hasta el paraíso taurino. Qué difícil resulta que todos los elementos se reúnan en apenas 20 minutos para que la Tauromaquia alcance unas cotas de belleza, de Arte en toda su extensión. Ocurrió en Sevilla y en primavera. No pudo tener marco más solemne que la Maestranza.
Actualizado 16 abril 2018  
Redacción   
 Unanimidad sobre El Juli; diferentes matices sobre el indulto que no sobre el toro

SEVILLA. Séptima de la feria de abril. Lleno, en tarde agradable. Toros de la Casa Hernández --1º, 3º, 4º y 5º con el hierro de Garcigrande y  2º y 6º con el de Domingo Hernández--, bien presentados, de cabezas demasiado recogidas y  de juego desigual; extraordinario el 2º y colosal el 5º, que fue indultado; el resto bajó bastante. Enrique Ponce (de corinto y oro), silencio y una oreja. Julián López “El Juli” (de  aguamarina y oro), dos orejas y dos orejas. Alejandro Talavante (de negro y azabache), silencio y silencio tras un aviso.

“El Juli” salió a hombros por la Puerta del Príncipe, rodeado por una multitud  pocas veces vista.

“Orgullito” el toro indultado, del hierro de Garcigrande, estaba marcado con el número 35, de capa negro listón, con 528 kilos y nacido en diciembre de 2013. En su reata figuran, junto a toros de calidad, al menos otros dos indultados.

 

Para que el indulto se produjera se tuvieron que conjuntar dos elementos fundamental: un grandioso toro, “Orgullito”, y un torero, “El Juli”, en su plena madurez y en todo su apogeo. Para solemnizar la ocasión, el marco incomparable de la Real Maestranza y por primavera. No se puede pedir más. Todas esas imágenes perdurarán en el tiempo, porque sencillamente con esta tarde se ha hecho Historia grande.

 

Como en este mundo hay opiniones para todos los colores, una cosa debe quedar clara desde el principio,  nuestro criterio sobre el toro: “Orgullito” ha sido desde luego un toro de indulto. “El Juli”, con su mente despierta, lo debió ver desde el primer momento; los demás, lo advertimos en toda su dimensión conforme discurría la lidia, y en no pequeña medida gracias a que el torero lo explicó hasta con sentido didáctico. Ya de salida “Orgullito” metía la cara por abajo y colocada con el capote, pasó con una nota trazonable por el caballo --mucho mejor que la media de lo que hoy se ve--, galopó guapamente en banderillas y ante la franela dio un recital de bravura y de nobleza, de entrega,  con  un ritmo tan acompasado que pedía una guitarra como fondo. Y a mayor abundamiento, presentaba muy buenas hechuras y cuenta con una reata de toros muy importantes. Reunía, en fin, todos los elementos para mandarlo otra vez a las tierras salmantinas y echarlo a las vacas. Con toda legitimidad habrá quien ahora discrepará de este criterio y le pondrá éste o aquel pero al de Garcigrande. Libre es de hacerlo, como los demás también somos libres de no compartir sus opiniones. 

 

Con todo, a estas alturas no vamos a entrar en discusiones; lo importante es lo mucho que todos hemos guardado esta tarde en la retina y en el alma --que cuando pasan los años son mucho más fieles que los videos--, para poder contárselo a generaciones venideras, y de paso darle la vara a los amigos que decidieron no ir a la Maestranza. Y es que todo lo que ocurrió tuvo mucha, pero mucha, categoría. La tuvo “Orgullito” y la tuvo “El Juli”.

 

Julián López ya había dejado en el albero sevillano una lección magistral con su buen primero, un toro excelente con el hierro de Domingo Hernández. Lo había lanceado con mucho gusto  y su quite por chicuelinas tuvo personalidad. Comenzó por bajo con la franela, pero al segundo muletazo el animal le derribó con los cuartos trasero; como había caído de rodillas, de esa forma continuó su prolegómeno el torero. Eso se llama improvisar. La faena tuvo toda la enjundia del toreo por abajo y con una gran despaciosidad. Sobre la mano izquierda quedaron seis o siete carteles para una primera firma de la pintura. Y todo eso, sometiendo al toro en la medida justa: en unas ocasiones más, en otras aliviándole por arriba en su salida, todo muy medido y muy bien hecho. Un trasteo de primer orden, en técnica y en sentimiento. Un espadazo firme era la que necesitaba para cortar el doble trofeo. Consiguió las dos cosas.

 

Con “Orgullito” desde el primer momento se gustó “El Juli” en el manejo del capote; las verónicas de su quite tuvieron mucho  aquel. Pero luego, no resulta fácil priorizar una cosa sobre otras de las que vimos. Soberbios los derechazos de la primera serie, imponiéndose el torero; a cámara lenta, los siguientes. Y ya con la izquierda, lo que se dice torear a placer. Tan embebido estaba el torero en su faena, que cuando comenzaron a aparecer las primeras peticiones de indulto, fue el propio Juli el que pidió calma a los tendidos, para que no le privarán del privilegio de seguir toreandolo. Con el entusiasmo desbordado concluyó la faena y cuando apareció el pañuelo naranja en el palco, se encargó de llevar al de Garcigrande suavemente con la muleta hasta la puerta de toriles, antesala de su vuelta a la dehesa. La plaza ya era una locura. Y con razón. Un espectáculo así solo se puede ver muy de vez en cuando.

 

El resto de la corrida bajó bastante sobre tan alto nivel. El que abrió la tarde blandeaba y se quedó sin viaje. El 2º era de esos que no son “ni chicha ni limoná”: siempre en el limbo de la indefinición. El 4º, siempre suelto y sin  clase, siempre a su aire. Y el que cerró la función más que embestir, iba a arreones.

 

Enrique Ponce ya dejó constancia de su capacidad para alargar y templar las pobres embestidas de su primero. Una faena de nota, que luego se decayó por el pésimo uso de los aceros. Donde su capacidad de poder quedó de manifiesto fue con el 4º, que quería huir hasta de su sombra. A base de no quitar los engaños de la cara, Ponce acabó por someterlo. Es cierto que en ese esfuerzo perdía parte de su estética, porque en algunos momentos no quedaba otro  recurso que meterse en los costillares, para que el de Garcigrande no saliera para otro lugar.  Lo mató con decisión, aunque la espada cayó rinconera.

 

No era, en fin, el día de Alejandro Talavante, desde luego. No lo fue, resultó evidente, porque le correspondió el lote de peor juego con gran diferencia. Pero no lo fue también porque el torero daba la impresión de que no acertaba a desenvolverse frente a esos elementos. Con toros igual o más complicados, se la visto mucho más despierto y resolutivo.

 

Otro sí

¿Y por qué no el rabo?

Puestos a opinar, tampoco se va a librar el Presidente, José Luque, que tuvo un especial empeño en ordenar expresamente al alguacilillo que al torero se le entregaran las dos orejas. Y punto. 

Después de lo visto en este lunes de farolillos, es hasta una cuestión menor, pero habría que preguntarse qué elementos más debieran reunirse, en la opinion del Sr. Luque,  para que a “El Juli” se le concediera además el rabo.
En el refranero se nos dicen aquello de “la ocasión la pintan calva”; el lenguaje popular añade aquello de “se lo han puesto como a Fernando VII”. Las dos expresiones le son de aplicación al Sr. Luque, que es un Presidente ecuánime, por más que en esta ocasión no se pueda compartir su negativa a sacar el tercer pañuelo. Lo mereció el torero y lo merecía la ocasión.

Y en la Maestranza hay antecedentes sobrados. A título de ejemplo, y como bien recuerdan los más viejos del lugar, Don Tomás León --que fue un Presidente que hizo historia en el Palco de la Maestranza, nada dado a sentimentalismos-- no tuvo reparos en sacarlo para Manuel Benítez “El Cordobés” cuando un 20 de abril, va ya para 54 años, la afición lo pidió con fundamento. 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2018
Los carteles del abono de Sevilla ya están a punto de horno
Roca Rey-Adolfo Martín, el plato fuerte del bombo de Simón Casas
Importante sentencia del TC: anula los artículos fundamentales de la ley antitaurina de Baleares
Ministro de Cultura: "El Gobierno no va a suprimir los toros"
Teresa Ribera: "Estoy a favor de prohibir la caza y los toros"
Juan José Padilla, Premio Nacional de Tauromaquia 2018
Roca Rey gana el X Premio Paquiro
Apoteosis de Juan José Padilla en su ultima tarde
"El Juli", torero y entregado, pero sin redondear la tarde
Rubén Pinar, herido muy grave en Madrid
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo


La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |