Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Corrida de Beneficencia
Una tarde lamentable, salpicada por unos cuantos golpes de Morante
Uno de los lances que regaló Morante en la tarde de Beneficencia (Juan Pelegrín/Las Ventas)
Para la Beneficencia hace un año se encargó una corrida al ganadero de Valdefresno. Visto lo visto, para olvidar cuanto antes, incluidos los remiendos que vinieron a cubrir las carencias de la ganadería titular. En otro caso, se acabará teniendo pesadillas, viendo en sueños a los toros de una lado para otro, sin norte ni sur; unas veces atendiendo a los engaños, en otras huyendo de ellos. Aunque su actuación no pudo superar las limitaciones de sus enemigos, muy cariñoso estuvo el público de Madrid con Juan José Padilla, que volvía a Las Ventas después d lo de Zaragoza. Morantismo contagiante a flor de piel, a la espera de su primera torería, aunque fuera un lance suelto, aunque la cosa luego acabara en música de viento. Y tarde muy gris de Castella. Demasiado poco para tanta tarde.
Actualizado 5 junio 2013  
Redacción   

MADRID. Corrida de Beneficencia. Lleno de ”No hay billetes”. Cuatro toros de Valdefresno, remendados con otros dos de Victoriano de Rio (1º y 6º), de poco juego y muy diverso trapío. Juan José Padilla (de azul marino y oro), silencio tras un aviso y silencio tras dos avisos. José A. Morante de la Puebla (de negro y oro), bronca y pitos tras un aviso. Sebastián Castella (de turquesa y oro), silencio tras un aviso y silencio tras un aviso. Presidió la corrida desde el Palco Real la Infanta Doña Elena, acompañada por el ministro de Educación, José I. Wert; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y la Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes. Aunque resultó prácticamente inaudible, a su llegada se interpretó el himno nacional. Al concluir el paseíllo, una ovación del púbico obligó a saludar desde el tercio a Padilla, que con este festejo reaparecía en Madrid después de la cornada tremenda de Zaragoza.

Un año ha tenido Nicolás Fraile para preparar la corrida que debía lidiar en esta tarde de Beneficencia, que pese a todo sigue siendo la más tradicional de la temporada, junto al domingo de Resurrección en Sevilla. Bueno, pues ni así. Matinal baile de corrales, hasta poder aprobar --alguno verdaderamente cogido con alfileres-- cuatro de los toros originales y añadirle dos remiendos de Victoriano del Río. ¿Pero es que no tenía otra cosa en el campo? ¿Acaso lo que el ganadero quería traer resulta que no se ha rematado a tiempo como se preveía? Pues vaya usted a saber. Si uno se descuida, a lo mejor es que hubo terceras manitas que decidieron lo que había que embarcar y lo que no para Madrid. En cualquier hipótesis, una vergüenza, una falta de respeto con esta Plaza.

Que luego dieran en el ruedo un juego tan escaso, entra dentro de las posibilidades de todos los días. Por fortuna, en las dehesas no se fabrican toros mecánicos; se crían animales de raza, fieros y aspirantes a ser bravos, a los que la genética, como ocurrió en esta tarde, les juega una mala pasada. La de esta ocasión ha sido importante.

Y la cosa es que malas intenciones no tenían, ni los titulares ni los suplentes, que abrieron y cerraron la corrida. Pero eso no basta. Y así, prácticamente a todos sobró esa fijación para irse sueltos de las suertes y estar siempre deseando acercarse hacia la puerta por la que habían salido. Cumplieron limitadamente ante los caballos, unos por su decidida vocación genuflexa; otros, sencillamente porque aquello no les iba. Tampoco destacaron por su vocación de humillar ante los engaños. Y para remate, su duración era muy limitada. Con lo cual, la posible falta de maldad --que hablar de nobleza puede ser un exceso-- quedaba tan diluida que al final aquello era un erial. Un erial, por cierto, con las rayas concéntricas en rojo sangre de toro, el capricho de Morante.

Cuando semejante material cae en manos de toreros estajanovistas, que parecen cobrar por el número de muletazos dados, como algunos de los de hoy, la tarde se hace premiosa, soporífera, sin más remansos que algunos detalles sueltos, que ni siquiera tuvieron un punto de unidad: un lance sí, pero el siguiente no. 

No sólo por necesidades de la sintaxis, hay que poner un punto y aparte con Morante de la Puebla. Lo del “consentido” que se dice en las tierras mexicanas es un juego de niños en comparación con lo que viene ocurriendo con este torero. El que un minuto antes le ha abroncado, en el siguiente se levanta en éxtasis. A estas alturas ya se podría hablar de una especie de psicomorantismo agudo y contagioso. Cuando el toro lo permite, ese movimiento explota con una tremenda fuerza expansiva; cuando no es posible, al menos se lleva uno en el recuerdo este o aquel detalle. Hace años que un torero no tenía tan a favor el ambiente mayoritario entre los aficionados y los espectadores. Y para los más impulsivos, encima les permite contar luego la bronca que le echaron al torero, que eso también forma parte de la leyenda.

Lo de Morante esta tarde madrileña ha sido en realidad muy poquito, entre muchas más dudas y precauciones. Seis grandiosos lances a la verónica, pero que hay que entresacar entre tres tandas diferentes, en las que abundaron enganchones y suertes inacabadas; dos derechazos hondos y maravillosos y un ramillete de pases por bajo a dos manos que parecían sacados de las láminas de “La Lidia”. Todo lo demás, incluidos los sainetes con la espada, muy de orden menor, por decirlo benévolamente.  Bueno, pues si Taurodelta lo vuelve a contratar para la feria de otoño, ya tiene un “No hay billetes” garantizado. Es la fuerza telúrica de los genios, ese ir a la plaza de los aficionados con el señuelo de “no vaya a ser hoy y yo me lo pierdo”.

No comenzó mal la tarde de su reaparición para Juan José Padilla, con unos lances incluso con vocación de desmayo y un galleo torero. Después de un tercio de banderillas irregular, con la muleta el trasteo comenzó en buen tono, pero las escasísimas fuerzas de su enemigo echó por tierra las esperanzas. Y ahí salió el torero al por mayor con innumerables y reiterados intentos, que antes de nacer ya estaban fallidos. Ya son ganas de cansar al personal. Con el 4º, que tenía algo mejor condición aunque sosote, recetó muchísimos muletazos de poco contenido y carentes de un mínimo de emoción, tantísimos que luego encontró dificultades a la hora de matar.

Completaba la terna Sebastián Castella, en una actuación muy gris. Demasiado reiterativo en su buena voluntad, cuando ninguno de sus dos enemigos permitían mayores vuelos:  el que hizo 3º, por sus carencias físicas –aunque el presidente no quisiera sacar el pañuelo verde-- y el que cerraba plaza, siempre con la cara muy suelta, se rajó pronto. Como además en la lidia asistimos a un infinito número de capotazos para traerlos y llevarlos, cuando los toros acababan siempre donde les daba la gana, el resultado final era ya de bostezo. Comprobado ante la afición que los toros no permitían más, carece de sentido alargar todo eso sin ton ni son. 

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2013
A pesar de todos, la mayoría es optimista para la temporada de 2014
Éxito de la "Feria solidaria" organizada por la Asociación Juvenil Taurina Española
Caso Canorea: ANOET y ASOJET, le apoyan; los empleados de la Empresa Pagés se unen al plante
Canorea se disculpa ante los toreros
La Asociación Taurina Parlamentaria premia a Curro Romero y Antonio Briones
Se crea la Red Universitaria de Trabajo para el Análisis y el Diagnóstico de la Industria Taurina
La Policía Nacional cuenta con un centro de referencia para el análisis de astas de toros
Más que dudas sobre el nivel torista de la temporada de México
El Gobierno inicia la preparación de la futura Ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial
"La Tauromaquia estará protegida con el máximo rango del ordenamiento jurídico"
PUNTO DE VISTA
Los toreros mereces más respeto


¿Cuándo nos dejarán en paz las teles del corazón?


En los últimos meses la mayoría de las televisiones dedican a los cotilleos --y cosas mas graves-- más de cien veces más que a la realidad del mundo del toreo. Se socaba sin reparo la privacidad de los toreros, se sacan a la luz –la mayoría de las veces sin datos comprobados-- sus vidas y andanzas. Y de paso unos cuantos se dedican a ganar dinero, incluso a costa del buen nombre sus familias. Quienes amamos a la Tauromaquia no debiéramos colaborar con este desmadre.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2021 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |