Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Decimo quinta del abono de San Isidro
Una tarde plana, pero al menos breve
David Mora en una de las series más lucidas de la tarde. (Plaza 1)
Poco más de dos horas duró la corrida; al ritmo que va el abono, casi un record. Pero sobre todo en tardes que resultan planas y grises, se agradece que al menos resulten breves. En resumidas cuentas, la corrida de El Ventorrillo no funcionó, ni en el apartado mañanero, ni en la lidia vespertina. Un quinteto de juego escaso y de presentación desigual, que se tapaba con las caras astifinas. Se completo la función con un remiendo de Valdefresno, que simplemente no dejó recuerdo alguno. La terna poco podía sacar de tan pobre material. Lo que queda en la memoria, el toreo con el capote de Morenito de Aranda, dos series de derechazos de David Mora y el espadazo de Curro Díaz al 4º.
Actualizado 22 mayo 2018  
Redacción   
 Los de Alcurrucén se quedaron lejos de lo ofrecido otras veces
 La sinceridad de Sebastián Castella, en la despedida de Juan José Padilla
 El triunfo voló a México en el equipaje de Luis David Adame.
 Tarde memorable de Alejandro Talavante

MADRID. Decimo quinta del abono de San Isidro. Tres cuartos de plaza: 17.042 espectadores (72,1% del aforo). Cinco Toros de El Ventorrillo (Fidel San Román) con más caras que buenas hechuras, de poco juego; uno (5º) de Valdefresno (Nicolás Fraile), manejable pero sin gas. Curro Díaz (de gris perla y oro), silencio y silencio. Jesús Martínez “Morenito de Aranda” (de corinto y oro), silencio y silencio tras un aviso. David Mora (de malva y oro), vuelta al ruedo y silencio.

Pese al buen trabajo de los operarios, en el ruedo todavía quedaba la huella del tormetón de la noche anterior.

 

Tardes como las de este martes también forman parte del toreo. Tardes prácticamente carentes de emoción, plenas de monotonía, en las que parece que va a ocurrir algo y luego quedan en blanco, quedando al final la imagen --falsa imagen-- de que estos toreros son un poco cansos, como dicen los navarros. Pero al menos los espadas tuvieron una virtud que es de agradecer: hasta ahora ha sido la corrida más breve  de la serie.

 

En realidad la quiebra del festejo vino de la mano de los toros que, con matinal jaleo de corrales, lidió Fidel San Román, el antiguo socio de Taurodelta. Al final quedaron 5, pero uno de ellos sobraba, que era el 6º, como reclamaban los aficionados. Al menos los que hoy se han lidiado en Las Ventas, que luego en la camada puede haber de todo,  no recordaban ni de lejos a los que en otras ocasiones vimos a este hierro cuando estaba en manos de Paco Medina. Parecían elegidos por la conformación de sus caras, porque luego en sus hechuras eran más variados. Su juego, ni los dos cuatreños, ni los cuatro cinqueños,  no convencieron a nadie.

 

El que abría la tarde iba un tanto a la defensiva, suelto y sin fijeza. Parecía que el 2º, que no hizo mal los primeros tercios, podía romper en la muleta, pero fue que no. El 3º en el momento decisivo sacó más genio que bravura. El 4º murió como salió: suelto, sin fijeza y sin humillación. Y el que cerró la tarde, el peor presentado del conjunto, reponía siempre y no era posible torearlo por abajo por que carecía del empuje preciso. Como 5º salió el de Valdefresno, que ofreció un prime tercio esperanzador, que luego no confirmó ante la muleta.

 

Salo esos detalles sueltos tan toreros que deja siempre Curro Díaz, en ninguno de sus dos turnos alcanzó a redondear su actuación. Más entendible con su primero, que era una maquina de tirar gañafones, que con el 4º, que cuando el torero le apretó tenía --aún a regañadientes-- una docena de muletazos de los que pueden hacer vibrar. Lo mejor la gran estocada que le recetó entrando por derecho.

 

Madrid sigue teniendo fe en “Morenito de Aranda”. Y el burgalés corresponde. Y desde esa convicción, con su primero regaló al respetable un ramillete de lances y una media superiores. Pasándolo por bajo con la muleta, con temple y largura, hizo abrir esperanzas. Un cierto espejismo: el del Ventorrillo pronto dejó de responder, aunque tan sólo fuera por la inercia del viaje. Con el 5º volvió a centrar la atención con el manejo del capote, pero su enemigo iba siempre a su aire, con tan poco empuje como ganas de humillar.

 

En las manos de David Mora cayó el de mejor juego, que fue el 3º, que ofrecía un buen pitón derecho. Alcanzaron un cierto vuelo sus dos primeras series, pero que habrían tenido más eco con un poquito más de reunión.  Pero el toro comienza a ir a peor y el resto de la faena bajó de nivel, aunque el toledano se manejara con soltura. La estocada, de buena ejecución, resultó rinconera, aunque de efectos inmediatos. Poca historia pudo escribir con el de su segundo turno.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2018
El grandioso arte y la naturalidad de Diego Urdiales conmueven a la afición de Madrid
Diego Ventura abre la Puerta Grande
Adolfo trajo la decepción. Y fue muy grande.
Emilio de Justo cierra su buena temporada con la Puerta Grande en Madrid
Una tarde marcada por la interesante novillada de Fuente Ymbro
Pablo Aguado confirma que hay contar con él
Once toreros para el bombo de la suerte de Simón Casas en la feria de otoño
S.M. Felipe VI presidió la Corrida de la Prensa
Excepcional Diego Ventura, que corta el primer rabo que en Madrid se concede a un rejoneador
Triunfo sólido de Pepe Moral, con un gran toro de Adolfo Martín
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |