Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Ciclo "El toreo en las artes", en Roquetas de Mar
El temple y la sinceridad de Emilio Muñoz al contar su historia y sus puntos de vista
Emilio Muñoz, durante su entrevista (Ayuntamiento de Roquetas)
Acudió a un ciclo organizado por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar (Almería) sobre "El toro en las Artes" y salió triunfador como en la mejor de sus tardes. En la entrevista que le hizo cara al público el cronista Juan José García, el trianero Emilio Muñoz habló sin rodeo, con una exposición sincera que resultó del mayor interés. Habló de sus comienzos, de su trayectoria, del impacto emocional que le produjeron las muertes en el ruedo de "Paquirri" y "El Yiyo"…, hasta de su falta de entendimiento con las aficiones de Madrid y Bilbao, de lo que no echa la culpa a nadie, ni siquiera al viento o al toro; con toda sinceridad lo asume como algo propio. Da gusto oír hablar quienes han sido figuras y hablan con la sinceridad, diríase que el temple sublime que tuvo el trianero.
Actualizado 17 febrero 2018  
Redacción   
 Frente a la crisis, ofrecer "argumentos interesantes a precios adecuados"
 Emilio Muñoz: Los maestrantes viven en el siglo XVI; la reacción de los toreros es desproporcionada
 Emilio Muñoz, la concepción belmontista del toreo en los tiempos modernos

“Yo empecé a descubrir con mi padre, que era empresario de plazas pequeñas, el mundo del toro cuando era un niño. Hoy ser torero es una cosa muy complicada, porque es una carrera que hay que financiar. Antes los chavales queríamos ser toreros para ser alguien en la vida y para mejorar económicamente, ahora hay que ser rico para empezar a querer ser torero”. Palabra de Emilio Muñoz en el ciclo taurino “El toro en las artes”, organizado por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar.

Recordaba el torero sevillano el vínculo que siempre tuvo con Paco Camino. “Mi padre quiso ser torero. Era un gran aficionado y entonces era muy amigo de Paco Camino. Mi padre tenía una moto, una Guzzi, y se llevaba a Camino a los tentaderos”.

 “La primera vez que yo fui a Madrid a hacerme un vestido de torear tuve la gran suerte de coincidir con Camino en la sastrería de Santiago Pelayo. Me acuerdo que Paco Camino se estaba probando uno y cuando salió le dijo al sastre: "Lo que se haga el chiquillo del Nazarero me lo cargas a mí". Me invitó a mi primer vestido de torear, un capote y una muleta”, contó Muñoz.

Durante su coloquio con el periodista almeriense Juan José García, Muñoz habló del temple en su forma de torear. “En una novillada en Valencia en Fallas de Diego Romero habría 2.000 personas en una tarde fría. Recuerdo que di un par de series al natural y, al día siguiente, Vicente Zabala en su crónica hablaba de Emilio Temple Muñoz. En la pluma de un periodista de esa categoría que te pusiese ese apodo me benefició mucho a lo largo de mi carrera”.

 “A mí no hubo nadie que me enseñara a torear, ni siquiera mi padre, lo que sí hizo mi padre fue llevarme a todas las corridas que podía. Siempre me decía que observara a los toreros y me fijara en lo que hacían”, subrayó el matador, de 55 años. “Yo siempre me fijé cuando era muy joven en Paco Camino, mientras que mi padre era partidario de Antonio Ordóñez”, señalaba.

Confirmación en Madrid

La primera vez que visitó la plaza de toros de Madrid fue junto a Ángel Teruel y José María Manzanares. “Fui precoz en el mundo taurino y eso hizo que cuando cumplí 20 años de alternativa me diese cuenta de que esto ya no tenía sentido. Me presento en Madrid en el año 1980 a confirmar la alternativa y no había debutado en Madrid como novillero. Había un grupo de periodistas que tenían una tribuna en el diario "Pueblo", y no era muy amigo de Navalón. Me hicieron una campaña donde me miraron con cierto reparo”.

 “Nunca triunfé en Madrid porque no fui capaz, la culpa no la ha tenido ni el viento, ni el toro ni el público. La culpa de que una persona no llegue a donde quiere llegar es por él. Nunca le eché la culpa a nadie. Es una espina en mi carrera, que ahí se quedará porque yo no voy a volver a torear, lo tengo más claro que el agua”, dijo Muñoz.

Sin embargo, Muñoz siempre tuvo un gran éxito en Pamplona, donde arrasaba. “He tenido suerte en todas las plazas de España, menos en Madrid y Bilbao. En el resto he tenido suerte. Luego las dos plazas que me han dado protagonismo en mi carrera como torero han sido Sevilla y Pamplona”. En referencia a la plaza de la Maestranza, Muñoz subrayó que “no fue fácil salir a hombros y eso me llevó 15 años, no fue de un día para otro”.

El maestro de Triana también recordó las figuras de Paquirri y José Cubero “Yiyo”. “Cuando Paquirri cae en Pozoblanco en 1984 y José Cubero al año siguiente en Colmenar, yo decido retirarme al año siguiente. Me retiro porque empecé a darle vueltas a la cabeza y tenía claro que un toro me iba a coger y me iba a matar”.

 “Cuando eres un chico joven en el mundo del toro y te enteras de que a Paquirri, que era una persona con un gran poderío, lo ha matado un toro, el mundo se te empieza a tambalear. Al año siguiente cae Yiyo, con el que curiosamente yo toreé el día antes en Calahorra, un pueblo de La Rioja. Cuando acabó la corrida estuvimos hablando y al día siguiente lo mató un toro”.

Con los cinco sentidos

En 1986, Emilio Muñoz abandona los toros por tres años, tiempo donde contrae matrimonio y tiene sus hijos. “En ese tiempo me doy cuenta de verdad que, en realidad, lo que quiero ser en la vida es torero”. En el año 1990 regresa a los ruedos en Vinaroz en Castellón, con el afán de “limpiar mi nombre y demostrar que Emilio Muñoz era un torero. Habían pasado cosas, circunstancias, historias y bulos. Lo que me motivaba en esa reaparición era ser torero con los cinco sentidos y llegar al esplendor de mi tauromaquia”.

Y continuó: “Delante de un toro no se disfruta. Cuando hoy escucho a muchos toreros que van a disfrutar yo me pongo de los nervios. Yo me moría de miedo, yo disfrutaba cuando aquello había pasado. Yo no he disfrutado en mi vida delante de un toro, jamás”.

También a lo largo de la entrevista se hizo referencia a su participación en un videoclip de Madonna. “Madonna envió durante toda una temporada a Michael Haussman, director del videoclip, a ver toreros en España. Este señor había hecho fotos de tres toreros de aquellos momentos y se las había mostrado a Madonna y ella me había elegido a mí. En principio pensé que era una broma de algún programa de televisión. Al final, no era una broma y lo hice”.

Con la perspectiva del tiempo, Emilio Muñoz valoró su carrera asegurando que “es importante las personas que tienes al lado. Llevarte 20 años con tus altibajos en el escalafón taurino no es fácil. Creo que he podido ser mejor torero de lo que he sido. Si yo hoy quisiese ser torero, sería mucho mejor torero de lo que fui. Para ser torero es fundamental la afición. Ahora tengo más afición que cuando quería ser torero. Hay un ejemplo como Enrique Ponce, que es un maestro, y que hoy día se mantiene porque tiene una afición que lo supera”.

La irrupción de Paco Ojeda

Emilio Muñoz también recordó a la figura de Paco Ojeda, que revolucionó el mundo de los toros. “Cuando Paco Ojeda irrumpe en el mundo del toro, hubo periodistas que lo llamaron "saco de patatas". Paco irrumpe como novillero y forma un lío tremendo. Toma la alternativa y ahí se oscurece y resulta que llega a Pamplona en una corrida conmigo y deja de torear ese año. Luego vuelve y forma un lío tremendo. Yo he visto toreros mejores, pero Paco Ojeda es el torero que más me ha impresionado”.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Reportajes
Manzanares: entre el arte y el trabajo
Diego Ventura: La ley de Guerrita
Los toros y la caza sí influyeron en las elecciones autonómicas de Andalucía
Enrique Ponce, la regularidad como horizonte
Diego Urdiales: "La palabra maestro me causa mucho respeto"
Tarde de apoteosis de Diego Ventura en la "México"
El Juli: dos décadas desde arriba
Andrés Roca Rey, la coronación definitiva
La ANPTE vuelve salir en defensa de la integridad del toro de lidia
La internacionalización de la Tauromaquia como base para su impulso y su defensa en común
PUNTO DE VISTA
El caso Matilla-Talavante, con el apoyo de Simón Casas

La credibilidad de los estamentos taurinos está bajo mínimos


Todo lo que se estuvo hablando durante la temporada acerca de la situación que atravesaba Alejandro Talavante, a raíz de romper con la muy poderosa y diversificada Casa Matilla, ha estallado al final con un pormenorizado comunicado del apoderado, al que se ha unido con verdadero entusiasmo Simón Casas, presidente de la patronal ANOET además de empresario de Madrid como socio minoritario, pero como gestor. Leídos ambos y repasado todo lo escrito, se llega a una conclusión clara: los estamentos taurinos carecen de ese mínimo de credibilidad necesario para que se les tome en serio. Pueden detentar el poder, pero casi nunca la razón.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |