Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Como ocurrió en las anteriores
Una temporada más abocada al predominio del encaste domecq en todos los abonos relevantes
Belleza inigualable del toro de lidia en el campo. (A campo abierto)
Viene ocurriendo de forma insistente en todas las últimas temporadas. El muy diversificado encaste "domecq", que dentro tiene como en botica: de todo, está abocado de nuevo a constituir la columna vertebral cuando aún no ha hecho más que comenzar el año taurino. Los carteles de Valencia, Sevilla y Madrid ya lo certifican. Sin embargo esta prevención que hoy tienen las figuras a salirse de su piñón fijo, acaba por hacerle daño a la Fiesta. No es que la haga mas monótona, que la hace, es que resta muchas opciones para poder admirar la diversidad que se encierra en el arte del toreo.
Actualizado 19 marzo 2010  
Redacción. Servicio de Documentación   
 "Salvo excepciones, todos los ganaderos pasan por graves problemas"
 Los retos del nuevo Juan Pedro Domecq
 La ganadería de Juan Pedro Domecq pasa a la cuarta generación
 Las opiniones de Juan Pedro Domecq

Busquemos un punto de partida representativo. En la temporada de 2016, la última organizada por Taurodelta, en Las Ventas el encaste Domecq --definido por sus orígenes las ramas de Domecq Díez, Domecq Solís, Salvador Domecq, Marqués de Domecq, Jandilla y Osborne-- fue claramente el predominante con un 54,9% de las ganaderías y un 53,7% de las reses lidiadas, lo que supone un crecimiento del un 6,8% con respecto a 2015. Hasta completar la lista de 14 diferentes encastes que se lidiaron, detrás se han situado las ganaderías con origen Núñez (11%,), Murube, Atanasio y Santa Coloma (6,1%), Albaserrada y Baltasar Ibán (2,4%).

Otro punto de referencia. En la Feria de Fallas, concluida en este domingo día 19,  de nueve festejos de lidia ordinaria, ocho tienen su origen en ese encaste Domecq. La única salvedad fue la ganadería de Alcurrucén, que viene de lo de Núñez. Y si nos referimos a la programación para el abono madrileño de San Isidro, de 32 festejos, en 17 se anuncia también el mismo encaste, esto es: en el 53% de las ocasiones. Algo que, por lo demás en nada se diferencia de lo anunciado para Sevilla.

Unas cifras y otras resultan, además, bastante representativas de lo ocurrido en el global de la temporada de 2016. Sólo entre las 25 ganaderías que mas reses lidiaron, el 45% eran de procedencia domecq, en tanto los restantes encastes se dividen en cifras muy menores. No deja de ser significativo que el 2º en importancia sea el de Murube, lidiado en los festejos de rejones. Cifras bastante similares arrojan las estadísticas relativas a 2015.

El profesor Juan Medina  --un referente indispensable-- ya lo había estudiado en referencia con años anteriores. Por ejemplo, en la temporada de 2010 el 62,3% de las reses lidiadas en 54 plazas de primera y segunda respondía a esta procedencia. Estas cifras se redujeron en el caso de las plazas francesas, más proclives a la diversidad de encastes, para rebajar esa cifra hasta el 49%, esto es 12 untos porcentuales menos.

Esta preeminencia absoluta tiene su origen en 1930, cuando don Juan Pedro Domecq y Fuertes de Villavicencio adquiere la ganadería del Duque de Veragua, que  luego se va diversificando dentro de la propia familia. Mientras se mantuvo ahí, también cuando los toreros no eran tan reacios como hoy a salir del guión del toro predecible, el encaste tenía sus singularidades pero también su interés. Ya casi no se recuerda cómo el hijo y el nieto del fundador tenían serios problemas para anunciar sus toros en Las Ventas, porque no daba de natural el trapío que se exigía.

Los males vienen --si es que se les puede denominar males-- de la modernidad, cuando asistimos a un auténtica inundación indiscriminada del mercado de bravo con reses de este origen, en operaciones que mercantilmente pudieron ser muy rentables, pero que en términos ganaderos constituyen una ruina, en la medida que desprestigian al encaste originario, porque no siempre se mantiene una relación adecuada de pureza de sangre y de origen. Contar en la actualidad con más de 90 distintos presumiendo de este origen, no hay quien la mantenga libre de deformaciones.

Por eso, en una ocasión anterior en estas páginas se ha sostenido la tesis que el problema fundamental del encaste domecq nace de una desmedida mercantilizaci estos neodomecq  rr mejorables.mente ligado con la encaste domecq nace de una desmedida mercantilizaciñond de la procedencjay dón de esta procedencia y de su inadecuado manejo  genético. Se trata de un fenómeno íntimamente ligado con la llegada de una serie de neoganaderos, con índices de afición y conocimientos en muchos casos muy mejorables. Luego en la práctica la procedencia podía venir de segunda y de tercera mano, pero bastaba la denominación para poner en valor la operación de compraventa.

Pero en paralelo se ha podido comprobar  cómo algunos de estos neodomecq se mantienen en un momento en la primera línea; pero es una racha efímera, para luego pasar a una segunda y tercera fila. Y aquí sí, aquí el mal manejo de las leyes de la genética son devastadoras

En la historia de la Tauromaquia, que parece construida sobre un permanente precedente, la predilección de las figuras por un encaste determinado no es nueva. Siempre hubo una o dos ganaderías por las que discutían a la hora de contratarse. En la memoria reciente está el caso de la ganadería de don Carlos Núñez Manso, un criador emblemático, que hizo de sus toros materia indispensable para un cartel de tronío. Pero de aquella buena sangre no se abusó con los traspasos a terceros y lo que ha llegado a nuestros sigue respondiendo a los criterios de su creador, sigue teniendo ese cantado pasito más que tanto vale en el último tercio.

Pro eso, fuera del posible daño de una  degeneración del encaste domecq por su mala gestión por manos que no conocen demasiado del oficio casi misterioso de criar toros, la cuestión de la casi monopolización de esta procedencia en las ferias quizás no haya que anotarla en quienes aun mantienen la pureza domecq. El problema radica en que la demanda de los toreros por este encaste se dispara y se hace general la presencia de su sucedáneo: el toro predecible.

Podría decirse que esta costumbre actual tiene su punto de ahistórica. Joselito tenía sus preferencias, incluso por razones de amistad con el ganadero; pero no rehuía ningún encaste.  En su época de Antonio Ordóñez si podía, mataba toda la cama de Núñez; pero por eso dejaba de anunciarse en Sevilla con la de Miura y en Madrid con la del Conde de la Corte o la de Pablo Romero. Más cercano aún: cuántas temporadas Paco Camino lidió camadas completas de santacoloma. Hoy en día, en cambio, por un toro predecible de más o de menos, una figura es capaz hasta de quedarse fuera de una feria. Como mucho, en muy contadas ocasiones tienen un gesto, se suelen pedir una de albaserrada.

Sin embargo, la práctica diaria dice que resulta poco menos que imposible romper esta dinámica. Nace, y es comprensible, como un signo de garantía a la hora de hacer el paseíllo. A nadie la gusta apuntarse a una tarde de dificultades ganaderas muy probables. La grandeza de una verdadera figura, sin embargo, se fundamenta en poderle a todos los toros y a todos los encastes.

Cuestión muy distinta a todo lo anterior es la referida a los encastes minoritarios, que en ocasiones, los aficionados lamentamos del abandono en el que viven, con lo mucho que aportaron a la Tauromaquia. Al menos 14 se contabilizan en riesgo de extinción, poniendo en cuestión  la singularidad de la raza del toro bravo, como bien ha estudiado, entre otros, el ganadero y profesor veterinario Adolfo Rodríguez Montesinos.

Sostiene Rodríguez Montesinos que la raza del toro de lidia es la de mayor diversidad genética de todas las especies que habitan el planeta, un patrimonio que debería gozar de máxima protección pero la realidad es muy distinta. También entiende que en la actualidad hay unas cuantas ganaderías que son depositarias de un encaste único e irrepetible y sin embargo no gozan de ningún tipo de protección. Y a  este respecto, planteaba muy oportunamente  la contradicción que supone que, por ejemplo, el lince ibérico sea, con toda razón, una especie protegida y, en cambio, encastes de bravo que pueden desaparecer estén totalmente desprotegidos.

Su argumentación resulta incontestable. Como incontestable también es que para salir de ese bucle permanente se necesita del concurso de los toreros, en especial de las figuras, que con su capacidad de influencia son los que pueden poner y quitar este o aquel encaste de su contrato.

Pero aquí las responsabilidades andan muy repartidas. En un par de temporadas, Taurodelta montó en Las Ventas sendos ciclos de novilladas precisamente con encastes en riego de extinción. La respuesta que dimos los aficionados no pudo ser más pobre en la taquilla.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Informes
Juan José Padilla lidera el escalafón, pero con la cifra más baja de las últimas décadas
Las Ventas supera el listón de los 900.000 espectadores en la temporada de 2017
La temporada en las plazas españolas tiende a la estabilidad con respecto a 2016
Abono de Madrid: 192 más que Otoño de 2016, pero 607 menos que en San Isidro
La Empresa Pagés no traslada la nueva fiscalidad a los precios de la feria de San Miguel
Los toreros vascos en la temporada de 1917, la de "Fortuna" como gran promesa
Bilbao frente al año del gran reto para la actual Junta Administrativa y para la Casa Chopera
11 de agosto: entra en vigor la ley antitoros de Baleares; se abre el plazo para recurrir al TC
Las justificaciones para la "corrida a la balear" invaden las competencias del Estado
Frenar la "corrida a la balear" exige que el TC se pronuncie sobre lo que eludió en el caso catalán
PUNTO DE VISTA
La opacidad no es buena compañera

La forma ancestral del negocio taurino


Muchas veces los aficionados se quejan de que la Fiesta de los toros se gestiona hoy con las mismas ideas y formulaciones del siglo XIX. Y es cierto que así ocurra. Las relaciones contractuales, la gestión de los pagos o las auditorías de las cuentas, por ejemplo, son elementos poco o mal conocidos en el Sector. Sin embargo, para encarar el futuro se necesita de una gestión actualizada y transparente. Es el hueso "duro de roer" que casi ninguno se atreve a resolver


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |