Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Madrid: Corrida de Beneficencia
Tenía razón El Guerra: "Lo que no puede ser, no puede ser…"
Obsérvese donde le puso los pitones el 4º a El Juli a la hora de matar (Alvaro Marco/Las Ventas)
Por más considerandos que se quieran encadenar, al final la razón de todo lo que se vio y de lo que no se vio en Las Ventas ya la explicó con su sabiduría senequista Rafael el Guerra: "Lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible". A los destartalados mansos y descastados toracos que don Victoriano del Río trajo para festejar la Beneficencia no le da un muletazo limpio ni el que inventó el toreo. No cabe en cabeza humana como el ganadero y los veedores de los espadas actuantes pudieron seleccionar semejante sexteto, con los que se estrellaron sin opción alguna los dos toreros más largos en técnica y capacidad que hoy tiene la Fiesta: Julián López "El Juli" y Miguel Ángel Perera.
Actualizado 3 junio 2015  
Redacción   

MADRID. Corrida de la Beneficencia, fuera de abono. Lleno total. Cinco toros de la Victoriano del Rio –el 3º con el segundo hierro de Toros de Cortés--, de profundas desigualdades en su presentación y tipo, de mal juego,  cuatro de ellos cinqueños: de 1º a 4º; un sobrero (6º bis) de Montalvo, deslucido. Julián López “El Juli” (de grana y oro), palmas, silencio y silencio. Miguel Ángel Perera (de morado y oro), silencio, silencio tras aviso y silencio.
En representación de S.M el Rey --ausente de España en viaje oficial a Francia--, desde el Palco Real presidió la corrida S.A.R. la Infanta doña Elena, a cuya llegada se interpretó el himno nacional. Estuvo  acompañada por el ministro de Educación, José I. Wert, y el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Como en la ocurrencia esa del cine de humor, en la que el perspicaz detective declara que “alguien ha matado a alguien”. Se podría hacer, incluso, una versión más propia del día: “alguien ha engañado a alguien”.  Y es que “alguien”, innominado por ahora, tiene que pedirse para sí el “marrón” que ha desembocado en un profundo fracaso a la tarde más importante del año taurino.

Probablemente en las cocinas tan poco ventiladas del toreo faltará tiempo para adjudicar el “marrón”. Pero no hace falta acercarse por allí, que es lugar dónde no se aprende nada de interés, para intuir algunas cosas. Por ejemplo, que por pura lógica el “marrón” les debe  corresponder, alternativa o solidariamente,  a los veedores de los espadas, o en su caso al ganadero. Resulta inconcebible que con un año de tiempo por delante --y salvo epidemia de por medio que haya diezmado la camada, que no es el caso, que se sepa--,  al final para los veedores y el ganadero “lo más granado” de “El Palomar” fueran los seis que desfilaron tristemente por Las Ventas, sin olvidarnos de los otros seis que nos endilgaron en la anterior función.

Llegados a este punto no vale echarle las culpas, como en tantas ocasiones se hace,  al equipo presidencial: con mayor o menor acierto, tienen que opinar y decidir sobre lo que el ganadero y la Empresa les presentan en los corrales; ellos no van al campo a decidir qué corrida es apta y cual no para Madrid. Lo cierto es que de todo lo que don Victoriano presentó, tan sólo estos seis cumplían con los requisitos debidos.

Todo parece como un mal sueño, por no decir un despropósito. Pero resulta inconcebible, un verdadero sinsentido. ¿Cómo se pudo hacer esta la selección y para la Beneficencia?.  ¿Cómo puede ser una corrida pareja cuando, siendo ambos cinqueños, entre el chico (que fue el 1º) y el grande (la mole que hizo 4º) había nada menos que 170 kilos de diferencia en el peso?.

En lo único que se igualaban todos era en contar con unas cabezas muy respetables, la mayoría engatillados y con eso que tanto molesta a los toreros: sin que su cara cupiera en la muleta. Pareja fue también en el juego: menos el primero, más encastadillo aunque de embestida agobiante, todos los demás estuvieron cortados por el mismo patrón: sueltos de salida, deslucidos en el caballo y en el 2º tercio, para llegar a la muleta saliendo siempre con la cara por arriba, embistiendo a saltos y sin continuidad alguna, para culminar rajándose sin paliativos.

¿Para esto se han traído dos corridas del mismo hierro a Madrid? Si es por presencia y por juego, los resultados dicen que, de hecho, tan sólo ha servido para que se limpiara el campo bravo de Guadalix de la Sierra de todo lo que tenía fecha de caducidad, o resultaba imposible de colocar de uno en uno. 

Pero no hay que preocuparse; como somos así, si por una casualidad a  la Feria de Otoño se apuntan algunas figuras, todavía habrá tiempo para una tercera sesión. Y lo mejor de todo es que al final acudiríamos en masa a poner el “No hay billetes”. A estos aficionados hay que hacerles un monumento.

Los mayores paganos fueron los dos espadas anunciados en el mano a mano. Pero también tienen algunas responsabilidades indirectas de esta espantosa tarde, porque al fin y al cabo son los que piden esta ganadería y los que mandan a su gente al campo para ver como se van criando.

No se puede afirmar, porque resultaría incierto, que la corrida les llevara de cabeza. Con el oficio acreditado por El Juli y por Perera, esos pueden con el mismísimo buey Apis que saliera por chiqueros. Lo que no pudo verse fue lucimiento alguno, que es para lo que el personal colocó el “No hay billetes”. Empeño radicalmente imposible.

Y por intentos no fue, que los dos expusieron mucho más que un alamar tratando de meter a esos brutos en los engaños. Ni con la paciencia de irlos sobando poco a poco había modo de quitarles sus querencias o de alargar sus embestidas; lo de enseñarles a humillar, ni pensarlo. Después semejantes prolegómenos, tuvieron el gesto matarlos por arriba, a pesar del cabezazo que pegaban todos al final de las suertes.

Lo dicho: aquí sólo queda acudir una vez más a la sabia sentencia sequista de Rafael El Guerra: “Lo que no puede, ser no puede ser, y además es imposible”. Literalmente es a lo que nos abocaron don Victoriano y los colaboradores necesarios de una tarde tan aciaga como la que se vivió en Las Ventas.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2015
La Fundación del Toro de Lidia nombra a su equipo de gestión: Borja Cardelús, Director General
Bruselas confirma que la enmienda ecologista no será aplicable a la ganadería de lidia
La Escuela de Tauromaquia de Madrid "Marcial Lalanda", Premio Nacional de Tauromaquia 2015
Objetivo: mantener el "toro de Bilbao", dar paso a nuevos valores y modernizar la gestión
Paquirri: "Un torero debe despedirse quitándose el traje de luces, no el pijama del hospital"
Francia se vuelve a adelantar: sentencia condenatoria por injurias contra un animalista
Paco Ureña desborda Madrid al natural
El hambre y el valor de Caballero
Soy verdad
Un espejismo
PUNTO DE VISTA
Con demasiados problemas sin atender

La hora de los despachos


Metidos ya en el otoño, con la vista puesta en el circuito americano, se echa en falta que los responsables de todos los sectores taurinos aborden de una vez los problemas estructurales que atenazan a la Fiesta. El juego de cromos de quien apodera a quien, o quien gana tal o cuál concurso, a efectos de futuro no pasan de ser meros hechos episódicos. Lo relevante radica en abordar los problemas de fondo que afectan a todo cuanto se refiere a la Tauromaquia. Lo importante radica en dejar de pensar en el "que hay de lo mío", para resolver lo que todos afecta.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |