Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Poeta castellano que no eludía su estirpe andaluza
La teoría taurina de Antonio Machado
"Aunque perteneciente a la generación del 98 y poeta de clara castellanía, Antonio Machado no podía eludir su estirpe y naturaleza andaluzas, que es muy posible influyeran en su ánimo para establecer la teoría taurina que puso en boca de uno de sus personajes". A todo ello se refería hace 50 años en la revista "El Ruedo" Manuel Ríos Ruiz, poeta, escritor y estudioso del flamenco jerezano, con una amplísima bibliografía en su haber y que, entre otras muchas distinciones, fue galardonado en 1972 con el Premio Nacional de Literatura por su libro de poemas "El oboe".
Actualizado 27 noviembre 2017  
Manuel RIOS RUIZ   


Hijos, tanto Antonio como Manolo --el otro poeta que quiso ser banderillero--, de uno de nuestros mejores
folkloristas, tuvieron uno de sus mayores éxitos con la obra «La Lola se va a los Puertos», con cuyos
intérpretes aparecen en la foto con motivo del homenaje que se les tributó. Los temas andaluces --cante
y toros-- estaban enraizados en él, aunque la célebre generación literaria a que perteneció fuera tachada
de todo lo contrario.

Mucho se ha escrito de la célebre y celebrada generación literaria del 98. Y una buena parte del
análisis a que concienzudamente
fue sometida por los críticos, gira 
alrededor de su antiflamenquismo. Pío Baroja, pasando por José Zorrilla, Armando Palacio Valdés, Juan Valera, Emilia Pardo Bazán, Leopoldo Alas "Clarín", Fernán Caballero, Felipe Pedrell, Santiago Ramón y Cajal, Ramiro de Maeztu, Jacinto Benavente, Miguel de Unamuno y Antonio Machado,  la mayoría de aquellos grandes escritores, por considerar que el país vivía  un momento de grave trance histórico y social, repudiaron tanto al toreo como al cante y baile andaluz por considerar a ambas artes "chuscadas que embrutecían a las masas".

Eugenio Noel era, entre todos, el que más airada y continuamente gritaba su protesta. Tanto fue asi que para fundamentarla llegó a calar profundamente en las motivaciones y pormenores de nuestra fiesta nacional y en la raíz de las coplas flamencas, por lo cual, leído ahora, nos resulta el flamenquista más importante de su tiempo, por muy paradójico que esto resulte. Antonio Machado, aunque poeta de sentida y clara castellanía, era andaluz de ralea y naturaleza e hijo de uno de nuestros mejores folkloristas --"Demófilo"-- y hermano de aquel otro poeta, Manolo, que hubiese querido ser banderillero. Naturalmente tales circunstancias pesaban en su ánimo, le dictaron, quizá, las palabras que puso en boca de Juan de Mairena, uno de sus poetas apócrifos. La teoría taurina de Antonio Machado es la siguiente:

"Vosotros sabéis mi poca afición a las corridas de toros. Yo os confieso que nunca me han divertido. En realidad, no pueden divertirme, y yo sospecho que no divierten a nadie, porque constituyen un espectáculo demasiado serio para diversión. No son un juego, un simulacro más o menos alegre, más o menos estúpido, que responda a una actividad de lujo, como los juegos de los niños o los deportes de los adultos; tampoco un ejercicio utilitario, como el de abatir reses mayores en el matadero; menos un arte, puesto que nada hay en ello de ficticio o imaginado. Son, esencialmente, un sacrificio. Con el toro no se juega, puesto que se le mata, sin utilidad aparente, como si dijéramos de un modo religioso, en holocausto a un dios desconocido. Por esto las corridas de toros, que, a mi juicio, no divierten a nadie, interesan y apasionan a muchos. La afición taurina es, en el fondo, pasión taurina: mejor diré fervor taurino, porque la pasión propiamente dicha es la del toro”

Hasta aquí Antonio Machado considera mitológica a la Fiesta. Por lo que tiene de trágica niega que sea una diversión, una orgia, en el peor sentido de la palabra. Y ésta es una opinión que supongo compartirán muchos aficionados. Ahora bien, tampoco considera un arte a la tauromaquia, porque no encuentra en ella imaginación, sin tener en cuenta el arte que encierra toda improvisación y todo riesgo, la estética de una burla  que pone de relieve el triunfo del hombre sobre la fiera, su supremacía.

Y continúa: “Nosotros nos preguntamos, porque somos filósofos, hombres de reflexión que buscan razones en los hechos, ¿qué son las corridas de toros? ¡Qué es a afición taurina, esa afición al espectáculo sangriento de un hombre sacrificando a un toro, con riesgo de su propia vida? Y un matador, señores --la palabra es grave--, que no es un matarife --esto menos que nada--, ni un verdugo, ni un simulador de ejercicios cruentos, ¿qué es un matador, un espada, tan hazañoso como fugitivo, un ágil esforzados sacrificador de reses bravas, mejor diré de reses enfurecidas para el sacrifico? Si no es un loco, todo antes que un loco nos parece este hombre docto y sesudo que no logra la maestría de su oficio antes de las primeras canas, ¿será acaso un sacerdote? No parece que pueda ser otra cosa. ¿Y al culto de qué dioses se consagra? He aquí el estilo de nuestras preguntas en nuestra Escuela Popular de Sabiduría Superior?”.

Bien se denota que Antonio Machado sabía que en el torero existe un dilema puramente metafísico  bien difícil de descifrar, quizá un problema filosófico de complicado planteamiento y de imposible definición. Bien se percibe, por sus palabras maireneras, que conocía lo difícil de la ejecución de las suertes del toreo, cuando señala la dureza del aprendizaje. Y, finalmente, con cuánta oportunidad y razonamiento supone al matador de toros un sacerdote al servicio de un dios, un dios que podría ser --aun cuando Machado no lo diga-- el dios del arte del pueblo, de un pueblo único. ¿Dios al fin?

© El Ruedo, nº 1.226, 19 de diciembre de 1967

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Hemeroteca taurina
Las Ventas hace 50 años: NO a una nueva plaza; SI a su reforma
Ser torero y hacer de torero
La Beneficencia de 1947, triunfo y cornada en la última tarde de "Manolete" en Madrid
La primera feria de don Livinio: cuatro corridas, cuatro llenos y Pepe Luís mató la de Miura
Miguel de Unamuno: Bárrurá, neure anájeák bárrura¡ (Adentro mis hermanos, adentro¡)
Los que van con el torero
Los trajes de luces y el sentido de la estética en los toreros
Luís Bollaín: El tono trágico del trágico arte del toreo
Alfonso Navalón: "Por tierras de Salamanca"
La alternativa de Cocherito de Bilbao, hace más de un siglo
PUNTO DE VISTA
¿Una Comunidad Autónoma puede regular la Fiesta?

La trascendencia del recurso contra la ley antitaurina de Baleares


El recurso de inconstitucionalidad del Gobierno contra ley del Parlamento balear, que trazaba una regulación desnatualizadora de las corridas de toros, reviste una importancia que va mucho más allá de este caso concreto. Lo que realmente está en juego es definir, a tenor de la Constitución, a qué instancia institucional corresponde la potestad de regular o desregular la Fiesta de los toros, si es al Estado, o también puede ser competencia de las Comunidades autónomas. Visto todo lo ocurrido, con una cascada de decisiones de las instituciones públicas que han pretendido entorpecer el camino de la Tauromaquia, la cuestión encierra mucha trascendencia. Por eso, sería muy de desear que el Alto Tribunal no necesite en este caso otros seis años para dictar su sentencia, como en el caso catalán.


Ortega y Gasset

DOCUMENTOS
Medio siglo después la conferencia sigue teniendo vigencia


Marcial Lalanda: "Cincuenta años viendo toros"


En todos sus pasajes fundamentales, la conferencia parece premonitoria de las circunstancias que hoy vivimos. Pero están dichos ahora va ya para medio siglo. Se trata de la conferencia que en marzo de 1967 pronunció Marcial Lalanda en la Peña "Los de José y Juan", bajo el título "Cincuenta años viendo toros". Traemos a nuestras páginas el texto íntegro de aquella disertación, en la que Lalanda se sincera de una forma directa, sin andarse con rodeos. Naturalmente, como corresponde a una conferencia, no estamos ante un tratado histórico; más bien habría que hablar de un relato de sus memorias, en las que no elude ningún aspecto. Llama poderosamente la atención como en aquel 1967, Marcial ya adelanta los riesgos por los que hoy atraviesa la Tauromaquia.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2017 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |