Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sevilla: Octava de feria
Los toros decidieron declararse objetores del morantismo
Un lance made in Morante; Miguel A. Perera, en la puerta de toriles
Al conjuro del nombre de Morante, y de su media, la plaza prácticamente se llenó. Pero no tocaba: nunca se ha visto que un premio de los gordos caiga dos días seguidos en el mismo número. Por falta de ganas, del torero y de sus partidarios, no quedó. Pero los toros decidieron proclamarse objetores de los fervores morantistas. Y no pudo darse la "errepetición", que dice el cancionero bilbaino. Al menos, el de la Puebla tuvo en detalle con todos: no se acogió a su derecho a ponerse tesonero y pesado, que es la cosa más aburrida que inventarse pueda en un torero de su porte. Todos sentimos que no pudiera ser. Ni para Morante, ni para Perera, que anda en tiempos de bonanza. Se libró Luque, porque tuvo la suerte de lidiar al sobrero, que era otra cosa. Gran espadazo el suyo
Actualizado 17 abril 2013  
Redacción   
 Aburrimiento a dos manos, en tarde sin fundamento, deslucida por los "victorinos"
 Morante y su capote mágico, orfebrería pura
 La encerrona de Diego Ventura y sus caballos acabó en la Puerta del Príncipe
 El gesto de Manzanares no se convirtió en gesta: un triunfo, cuatro páginas vacías y un mal rato

SEVILLA. Octava de Feria. Lleno. Cinco toros de El Pilar y uno de Moisés Fraile (6º), que fue devuelto y sustituido por uno de Parladé, de correcta presentación, la mayoría cinqueños,  tan bajos de casta que se anulaba el punto de nobleza que tenían; el sobrero, manejable y a más. Morante de La Puebla (de caña y oro), ovación y silencio. Miguel Ángel Perera (de grana y oro), ovación y silencio.  Daniel Luque (de nazareno y oro), ovación tras aviso y una oreja.

Nunca segundas partes fueron buena. Qué razón tuvo esta tarde el dicho popular. Y mira que el público estaba predispuesto con Morante, no hay más que recordar la ovación que le dieron al  concluir el paseíllo. Hasta al torero se le veía decidido.  En esta ocasión, la dicha desvanecida no cabe adjudicarla a aquella sentencia belmontista, tanta propia de un Séneca andaluz: “El que quiera más, que vuelva otro día”. La responsabilidad recae en los toros que trajo a la Maestranza don Moisés Fraile con los dos hierros de su casa. Ya son ganas, pero ni uno terminó de romper como se necesita para hacer el toreo; algo se salvó el sobrero 6º, pero  por la sobrepresión que puso Luque. Y cuando la emoción no se hace presente en el ruedo, apaga y vámonos. Por eso de los tendidos el personal salía un poco chuchurríos: no había habido repetición de los clamores morantistas, que es a lo que fue una gran mayoría. Encima, se había echado encima la calor, para acabarlo de arreglar.

La corrida salmantina, dicho está, acabó siendo una decepción y de paso se llevó por delante las ilusiones. Abundaron en carrocería, pero la ausencia de casta anulaba otras virtudes, que algunos las tuvieron: el que no se rajaba, se ponía andarín y en otro caso le fallaban las fuerzas; con lo cual, en esa especie de “hoy por ti mañana por mí”,  el punto de nobleza que atesoraban no podía salir a la luz.

En el haber de Morante hubo lances y algún quite muy estimables, pero ninguno --no podía ser-- llegaron a la altura de lo que se vio el pasado lunes. En el último tercio, el que abrió plaza no ofrecía opciones más que a algún que otro muletazo suelto; el que hizo 4º, ni eso: se quedó como petrificado en el albero. Menos mal que el de la Puebla no se puso pesado; aseadamente se los quitó de en medio. Cuando se quiere pero no es posible, cuanto antes a por la espada. Muy de agradecer esa actitud, porque nada más aburrido que un artista tesonero.

Con parecidas dificultades se encontró Miguel A. Perera, que volvía a Sevilla después del año de sanción que le pusieron los empresarios por apuntarse al G-10. El extremeño hizo suya la moda de irse en sus dos toros a portagayola. ¡No abusemos! Las cosas cuando se repiten con ocasión y sin ella pierden todo su encanto. Luego, las condiciones de sus toros poco más permitieron. Quizás si a su primero lo hubiera pasado de muleta más hacia el tercio …  Pero no deja de ser un quizás. En el fondo, de los pozos secos no se puede sacar agua. Con todo, dejemos anotada la excelente forma con la que lanceó en el recibo al 2º de la tarde. En ambos estuvo eficaz y contundente con la espada.

Si ya con el muy blando 3º Daniel Luque dejó escrito que no iba de convidado de piedra, luego tuvo la fortuna de lidiar al sobrero, un toro que fue a mejor, ante el que Luque se mostró convincente y seguro, básicamente con la mano derecha, porque por el otro pitón su enemigo no dejaba de puntear. Una faena que iba subiendo de grado conforme se desarrollaba y que concluyó con una gran estocada, que le permitió cortar la única oreja de la tarde. Para qué engañarnos: el sobrero le permitió a Luque salvar su feria.

Otrosí

1.Digamos que fuera a causa de estas calores que se han echado encima prematuramente, que no siempre se asimilan bien. Pero el número del director de la Banda de Tejera, dialogando con el público que le increpaba su cicatería musical, rechinó bastante. Una cosa es que en Sevilla la tradición deje al arbitrio del jefe de los músicos cuanto tocan y cuando no; otra muy diferente es lo que ocurrió en el 6º: eso ya no responde a ninguna tradición.

2.Antes de comenzar la corrida y con permiso de la autoridad, en la Puerta del Príncipe --por fuera, claro está-- se concentraron una docena proteccionistas con la copla del toro y la tortura. Todo sea por la libertad  de expresión y el respeto a las minorías. Pero eran una docena; dentro había más de 11.000 personas.

3.Lo que no ocurra en Sevilla, no pasa en ningún sitio. ¿Saben lo último? Cuando llegas a la barra en cualquier caseta de la feria pedir, para acompañar a la copa, “media de jamón y media de Morante”. Lo dicen completamente en serio y el camarero ni se inmuta.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2013
A pesar de todos, la mayoría es optimista para la temporada de 2014
Éxito de la "Feria solidaria" organizada por la Asociación Juvenil Taurina Española
Caso Canorea: ANOET y ASOJET, le apoyan; los empleados de la Empresa Pagés se unen al plante
Canorea se disculpa ante los toreros
La Asociación Taurina Parlamentaria premia a Curro Romero y Antonio Briones
Se crea la Red Universitaria de Trabajo para el Análisis y el Diagnóstico de la Industria Taurina
La Policía Nacional cuenta con un centro de referencia para el análisis de astas de toros
Más que dudas sobre el nivel torista de la temporada de México
El Gobierno inicia la preparación de la futura Ley sobre el Patrimonio Cultural Inmaterial
"La Tauromaquia estará protegida con el máximo rango del ordenamiento jurídico"
PUNTO DE VISTA
La inconsistencia de un ministro


Rodríguez Uribe, la incultura como norte


Las declaraciones al diario "El Mundo" del ministro de Cultura han llevado a las gentes del toro a una situación verdaderamente límite, frente a la que los insostenibles aclaraciones posteriores solo sirven para empeorar la situación. No da una el señor Rodríguez Uribe. Cuando hace promesas porque todas resuelta luego incumplidas; cuando habla porque siempre se dirige a un barrizal. En el fondo, ha quedado aún más claro que la Tauromaquia está ante una legislatura que se nos irá en blanco, en la mejor de las hipótesis.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |