Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La crónica de Barico, en El Ruedo
El triunfo de Juan Silveti en su confirmación en Madrid
Tras tomar la alternativa en plaza México el 15 de enero de 1950, con un toro de La Laguna de nombre "Colegial", siendo Fermín Rivera su padrino y como testigo el portugués Manolo Dos Santos, en Madrid la confirmó al siguiente año, el 17 de junio del 51, de manos de Antonio Bienvenida y nuevamente como testigo el lusitano Dos Santos. El toro se llamó "Pavito" de la ganadería de Sánchez Cobaleda. En las páginas de El Ruedo, Barico certificó su triunfo.
Actualizado 26 diciembre 2017  
Barico   
 La Fiesta vuelve a estar de luto: ha muerto Juan Silveti

La corrida de toros celebrada el domingo en las Ventas tuvo dos fases. La primera fué brillante y llena de matices de gran valor artístico: pero se truncó el espectáculo a partir de la cogida de Dos Santos y entró en otra etapa bien distinta. La culpa hay que buscarla en el ganado. Todos los toros fueron parecidos en cuanto a flojedad de remos: mas en tanto los tres primeros embistieron con nobleza y suavidad, los otros tres fueron todo lo contrario: el que no se  vencía por el lado derecho, lo hacia por el izquierdo, o por los dos. El quinto, además, tenía un defecto en la vista y frenaba en mitad de la suerte. De presentación todos estuvieron bien, excepto el cuarto, flaco y con muchos pitones. Con los caballos no hicieron más que cumplir.

ANTONIO BIENVENIDA, CON GANAS

Después de hacer el paseíllo entre aplausos, Bienvenida hubo de salir al tercio para corresponder a la ovación que se le tributó, en recuerdo de la magnífica faena que realizó en una corrida de la Feria de San Isidro.

Salió decidido, con el firme propósito de repetir aquéllo, que tan grato recuerdo dejó entre los aficionados. A su primero, segundo de la corrida, lo recibió con cuatro verónicas y media, que fueron aplaudidas con fuerza. En su turno, en el tercio de quites, dió tres chicuelinas con garbo y arte. Puso después dos buenos pares de banderillas y fué aplaudido. Comenzó la faena con dos pases por alto, siguió con una serie de naturales con laizquierda y remató con el dee pecho. Con la derecha dió dos series en redondo, intercalando entre ellas tres de "kikiriki´", para terminar con una magnifica estocada y el descabello a lia primerai La faena torerisima de Antonio no pareció todo lo brillante que fué por la pegajosidad del animal, que no dejaba tiempo para terminar de reponerse al torero. A pesar de todo Bienvenida sacó del toro el mejor partido posible y dió la vuelta al ruedo entre las aclamaciones del público, que calibró perfectamente los méritos del torero.

Peor suerte tuvo en el cuarto y en el quinto, que mató en sustitución de Dos Santos. El cuarto, protestado por pequeño, era un toro con edad y sentido. Al intentar torearle en redondo se le coló y optó el torero por abreviar. Como el bicho se vencía peligrosamente por el lado derecho, era difícil entrar a matar, y por ello necesitó Bienvenida varios pinchazos antes de lograr una casi entera, de la que dobló su enemigo. En el quinto empezó Antonio sentado en el estribo y siguió por alto, pero el toro se quedó en cada pase peligrosamente, y ante esto Bienvenida terminó rápidamente de cuatro pinchazos y el descabello al segundo intento.

COGIDA DE DOS SANTOS

A Dos Santos, por una causa u otra, se le escapa el triunfo completo de entre las manos cuando parece imposible que así ocurra. No se le poeten negar ni su honradez profesional, ni su enorme valor, ni su buena técnica. Nunca regatea esfuerzo alguno: de continuo está aténto a tos menores detalles de la lidia para acudir donde sea preciso, y su valor estoico y consciente no decae, a pesar de haber sido fuertemente castigado por los toros. En esta corrida, en una ocasión su serenidad le salvó de una cornada, al hacer un quiebro al toro cuando se le arrancó a destiempo al poner un par de banderillas: por el contrario, en otra, ese mismo valor malogró con la cogida un triunfo que parecía seguro. Se cruzó tanto con el toro que, aunque lo embarcó bien en la muleta, el pitón izquierdo tropezó con su pierna y le hirió.

En el tercero toreó a la verónica suavemente bajando las manos y cargando la suerte. Demostró entonces que no es sólo un torero valiente, sino que también sabe llevar toreados a los toros. Con la muleta, después de unos ayudados por alto, citó desde mucha distancia al natural con la izquierda y dio cinco magníficos y el de pecho en un prodigio de temple, mando y valor. Cruzándose hasta lo inverosímil dió tres naturales, y al iniciar el cuarto se produjo la cogida. Á pesar de llevar toda la media manchada con la sangre que salía de su herida no quiso que se le escapase el triunfo e intentó entrar a matar: pero no cuadró el toro y sólo consiguió pinchar en hueso. El dolor de la cornada le impidió continuar en el ruedo, y entre una gran ovación fué conducido a la enfermería. Bienvenida terminó brevemente con el toro.

OREJA PARA SILVETI

El mejicano Juan Silveti confirmaba su alternativa en Madrid y su triunfo fue rápido. Con el capote recogido y las manos bajas toreó en diversas ocasiones a la verónica muy lucidamente. Al parecer, Silveti no ha extrañado el ganado hispano. Estuvo siempre en su sitio muy centrado con los toros, sin hacer nadaba destiempo y con autoridad al dirigir la lidia de sus enemigos.

Su primer toro, el de la confirmación, llegó al último tercio muy quedado, por lo que tuvo que meterse en su terreno y ponerle la muleta en la cara para encelarle. Con aguante, mando y buen estilo ligó una buena faena a base de redondos con la derecha y varias series de naturales con la izquierda ligados con el de pecho, para terminar de una gran estocada, de la que rodó el toro sin puntilla. Se le concedió la oreja, pedida por todo el público, y fué ovacionado en la vuelta al ruedo.

En el segundo hizo otra faena de gran calidad, pero de diferente estilo, por las distintas condiciones del toro. Empezó con dos por alto, y como el bicho se vencía por el lado derecho, Silveti lo toreó al natural con la izquierda en una serle de tres rematados con el de pecho: luego el mejicano no eludió el peligro y le ofreció la mano derecha en cuatro redondos magníficos, y en el quinto pase resultó cogido, sin consecuencias. Volvió al toro y le dió seis ayudados por alto, entró a matar y dejó media delantera. Oye una ovación.

Con las banderillas y en la brega, hay que señalar, como siempre, la eficaz y brillantísima labor de Pepe "Parrao" y Alfredo David, los dos excelentísimos peones, que, una vez más, fueron aplaudidos el pasado domingo en Madrid.

© El Ruedo, 21 de junio de 1951, nº 365

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Hemeroteca taurina
Sebastián Miranda, Belmonte ….y el sastre
Gerardo Diego: la "humanización" puede cristalizar en una degeneración de los valores de la Fiesta
Ortega ha dicho
Eduardo Pagés, poeta
Los hermanos Manolo y Pepe Bienvenida, rumbo a América
La opinión taurina de Jacinto Benavente
"¡¡¡Voy contratado a AMERICA!!!"
La teoría taurina de Antonio Machado
Las Ventas hace 50 años: NO a una nueva plaza; SI a su reforma
Ser torero y hacer de torero
PUNTO DE VISTA
En la nueva gestión del ministerio de Cultura


La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley


No conviene ser de antemano pesimistas, hasta que se compruebe que la realidad es de tal naturaleza. Hay que dejar un margen de tiempo prudencial para comprobar cuales son la realdades que esperan a la Tauromaquia del nuevo Gobierno y, específicamente, el ministerio de Cultura. Pero los antecedentes no parecen favorables. Hay que respetar, como quienes integran la Tauromaquia siempre han hecho, que cada cual piense como entienda que le corresponde. Sin embargo, a quien ejerce el poder pensar diferente no el exonera del cumplimiento de la Ley. Y eso es lo que hoy toca requerir: que se cumplan en su integridad las leyes vigentes en materia taurina. Es lo que debiera esperarse del ministro Guirao.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Estudio del historiador José F. Coello Ugalde (1ª parte)


La historia taurina de México contada por Benjamín Bentura Remacha, "Barico II"


Entre los años 1953 y 1954, Benjamín Bentura Remacha –"Barico II" como firma taurina--publicó en las páginas del Semanario El Ruedo una amplia serie de reportajes sobre la historia taurina de México. Sobre la base de esos reportajes, el historiador mexicano José Francisco Coello Ugalde, firma habitual en Taurología.com, ha elaborado un detallado estudio, en la que pone en labor ese trabajo realizado "desde el otro lado del mundo" la serie de acontecimientos que destacaron en forma notoria entre el virreinato y por lo menos el primer tercio del siglo XIX, que concluye la serie de trabajos. Como se trata de un trabajo académico, prolijo en aparato crítico, por su extensión lo publicaremos en dos entregas, ambas en formato digitalizado.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |