Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
MADRID: Décima del abono de San Isidro
El triunfo voló a México en el equipaje de Luis David Adame.
Luis David Adame y "Ombú", la pareja que levantó la tarde. (Plaza 1)
Una gran toro, por nombre "Ombú", jabonero de capa y con el hierro de Juan Pedro Domecq. Y un torero, Luis David Adame, que nadie diría que es tan nuevo al ver como le ganaba la batalla a su enemigo, con lo difícil que siempre ha sido situarse por encima de un toro bravo y con clase. En ellos dos levantaron una tarde que venia resultando bastante anodina. Dicen que es muy frecuente que después de una explosión como la del miércoles, el globo tiene a desinflarse. Y es que en la corrida de los dos hierros domecq, abundaron los toros de poco y deslucido juego, aunque estuvieran bien hechos y armados.
Actualizado 17 mayo 2018  
Redacción   
 Tarde memorable de Alejandro Talavante
 Los toros grandullones de Las Ramblas dieron para bien poco
 Cayó la primera oreja, en medio del frío y del viento
 El Palco se hace protagonista, a costa de negar a Fortes el premio que merecía

MADRID.- Décima del abono de San Isidro. Dos tercios de entrada: 16.317 espectadores (69,1% del aforo). Toros de Juan Pedro Domecq --cinco con su hierro y el 6º con el de Parladé--, bien presentados, la mayoría con su punto de clase, pero de corto viaje y duración; cinco de ellos cinqueños. Juan Serrano “Finito de Córdoba” (de terciopelo nazareno y oro), silencio y silencio. Román (de azul pastel y oro), silencio tras un aviso y silencio. Luis David Adame (de blanco y plata), una oreja y ovación.

Al concluir el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del famoso cirujano taurino Dr. Ramón Vila, fallecido este jueves en Sevilla.

 

Una corrida muy hecha, casi toda ella cinqueña, de juego manifiestamente mejorable, pero en la que hubo una excepción: el 3º, “Ombú” por nombre, que desde que pisó la arena enseñó su buena carta de origen. Otro toro que entra en la lista de los premiables. Embestía con fijeza y llegaba hasta el final. Bravo y con entrega y profundidad. Y todo de forma continuada. Como, además, le correspondió a un Luis David Adame que atraviesa en estado de gracia, que lo supo lucir.

 

Pero cuesta salir del asombro ante la frialdad con la que se acogió en los tendidos buena parte de la faena de Adame. En una plaza de toros se reúne personal muy diverso, cuyos estados de ánimo son igualmente diversos. Por eso resulta tan complicado predecir como se va a recibir esto o aquello. En esta ocasión, una amplia mayoría no reaccionaba precisamente durante la fase de la faena con  mayores quilates. Con contar que el personal tan solo se enardeció con las ajustadas bernardinas finales, queda dicho todo. Pero esto es así.

 

Pasemos página. Lo importante fue la despaciosidad y el gusto con la que este Adame ha toreado a “Ombú”. Con el capote y con la muleta. Series bien medidas, para estirar la duración del juanpedro; pero todas de una calidad superior. Era una muleta de seda que conducía las embestidas con una mano a la vez firme y cadenciosa. Qué difícil tiene que ser colocarse por encima de la altura de un gran toro. Pues el jovencísimo torero de Aguascalientes lo consiguió.

 

Luego con el 6º salió a revientacalderas con el señuelo de la Puerta Grande. Pero el de Parladé no estaba por la labor. Adame se fajó con las violencias de sus acometidas, pero el lucimiento resulta imposible. Eso sí, nos regaló unos momentos de gran emoción, con las oleadas de “Peleador” recortando de su pequeña figura. Estuvo hecho un “tío”. Y eso se agradece.

 

La corrida de Juan Pedro Domecq no superó el lindero de lo esperable. Nada que reprochar a su presentación, objeciones en cambio a su juego, como de seguro habrá hecho el propio criador. Hubo un gran toro, el ya cantado jabonero que se lidió en tercer lugar. Su punto de clase tuvo, desde luego, el que abrió la tarde, pero por su falta de “carbón” era incapaz de generar emociones. Ni el 5º ni el 6º llevaban nada bueno dentro; el que cerró la tarde además era violento y cantaba las diferencias que, siendo de la misma Casa,  guardan los juanpedrosde los parladés. Se quedaron en tierra de nadie 2º y 4º, ejemplo de ese medio toro que no cuenta nada y que además se viene a menos: un toro que va incluso con clase, pero que dimite muy pronto de su misión en el ruedo.

 

Reconforta comprobar como Madrid ha respetado a “Finito de Córdoba”. No siempre fue así. Sus opciones de levantarnos del asiento con sus formas tan clásicas fueron nulas. Pero todo lo que dejó escrito era del mejor estilo, con elegancia. Pero la tinta da de sus dos toros era tan tenue, que lo escrito casi no se puede leer en el papel.

 

Animoso Román. Como siempre. Con la misma facilidad para llegar a los tendidos. Pero quienes han decidido vivir siempre en la proximidad de las rayas rojas, necesita de mucho más que un toro que tardea y va a su aire, como el que hizo 3º, o sin fuelle alguno, como le pasaba al 5º.  Dar fiesta a lo que sale por los chiqueros requiere de otros elementos. Este jueves no tocaban. Pese a todo, Madrid sigue estando con él.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Madrid 2018
S.M. Felipe VI presidió la Corrida de la Prensa
Excepcional Diego Ventura, que corta el primer rabo que en Madrid se concede a un rejoneador
Triunfo sólido de Pepe Moral, con un gran toro de Adolfo Martín
Más que un desafío, una charleta en grises
Detalles muy toreros y un paso más de Ginés Marín, con la mente puesta en el ministro de Cultura
Otra tarde torista sin argumento
¡Qué cosas tienen los Palcos…!
Seria y dura corrida de Miura
Caballos bajo el diluvio
Torería de Cayetano, más en Ordóñez que en Rivera
PUNTO DE VISTA
En la nueva gestión del ministerio de Cultura

La interpretación animalista y el cumplimiento de la Ley


No conviene ser de antemano pesimistas, hasta que se compruebe que la realidad es de tal naturaleza. Hay que dejar un margen de tiempo prudencial para comprobar cuales son la realdades que esperan a la Tauromaquia del nuevo Gobierno y, específicamente, el ministerio de Cultura. Pero los antecedentes no parecen favorables. Hay que respetar, como quienes integran la Tauromaquia siempre han hecho, que cada cual piense como entienda que le corresponde. Sin embargo, a quien ejerce el poder pensar diferente no el exonera del cumplimiento de la Ley. Y eso es lo que hoy toca requerir: que se cumplan en su integridad las leyes vigentes en materia taurina. Es lo que debiera esperarse del ministro Guirao.


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Estudio del historiador José F. Coello Ugalde (1ª parte)


La historia taurina de México contada por Benjamín Bentura Remacha, "Barico II"


Entre los años 1953 y 1954, Benjamín Bentura Remacha –"Barico II" como firma taurina--publicó en las páginas del Semanario El Ruedo una amplia serie de reportajes sobre la historia taurina de México. Sobre la base de esos reportajes, el historiador mexicano José Francisco Coello Ugalde, firma habitual en Taurología.com, ha elaborado un detallado estudio, en la que pone en labor ese trabajo realizado "desde el otro lado del mundo" la serie de acontecimientos que destacaron en forma notoria entre el virreinato y por lo menos el primer tercio del siglo XIX, que concluye la serie de trabajos. Como se trata de un trabajo académico, prolijo en aparato crítico, por su extensión lo publicaremos en dos entregas, ambas en formato digitalizado.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |