Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
BILBAO: Quinta de las Corridas Generales
¿Y usted con cuál se queda, con el 3º o con el 4º?
José Garrido, toreando a "Treinta y siete". (Bak Producciones)
Tarde de decepciones generales, para el pórtico del fin de semana feriado. El encierro que vino de la dehesa de Domingo Hernández quedó lejos de lo esperable, después de lo visto en Madrid o en Sevilla. Habrá discusión acerca de cual de los dos toros que superaron la media era mejor: el 3º o el 4º, ambos muy por encima de sus hermanos. Entre uno y otro, preferimos al 4º, "Centenero", de mucha más calidad aunque le flaquearan sus fuerzas; el 3º, "Treinta y siete", tuvo mucho motor, pero menos clase. En cualquier caso, ninguno de esos dos, y menos de los otros cuatro, fueron como para perder la cabeza: una corrida de tantas como las que seleccionan las figuras, donde la emoción se mide con cuentagotas.
Actualizado 24 agosto 2017  
Redacción   
 Una corrida muy entretenida; con "victorinos" de más poder, habría sido mucho más
 Llegó Roca Rey y levantó la feria
 Un gran toro de Alcurrucén: "Cornetilla"
 La tarde de las banderillas que quedaron sin poner

BILBAO. Quinta de las Corridas Generales. Menos de dos tercios de plaza. Toros de Garcigrande (1º) y Domingo Hernández, desiguales de presencia y en conjunto decepcionantes; fue muy aplaudido el 3º, tuvo más clase el 4º. Julián López “El Juli” (de rioja y oro), silencio y ovación tras un aviso. Alejandro Talavante (de negro y azabache), palmas y pitos. José Garrido (de grana y oro), ovación tras aviso y silencio.

Parte Facultativo de Manuel Larios:
Durante la lidia del sexto, el banderillero Manuel Larios fue intervenido en la enfermería de la plaza, tras entrar por su propio pie, de una herida contusa en el labio inferior, un varetazo en la región lumbar y erosiones en la mejilla izquierda.

Incidencias
El reloj de la plaza fue con 5 minutos de retraso sobre la hora real. Debutó como asesor artístico del Palco el que fuera matador de toros bilbaino Daniel Granado; esperemos que lo haga con tanto acierto como su compañero, Gonzalo Gómez Guadalupe.
Como en días anteriores, se ha hecho usual que se pongan muy mal los toros ante el caballo: no es ya que no se respeten los límites de las dos rayas, que no se respetan; es que a buena parte de los toros se les mete de cualquier forma y al relance debajo del caballo.

Decepcionante corrida de Domingo Hernández. Si no fuera porque el campo bravo está repleto de sorpresas, como para darle un descanso. Sin embargo, para los amigos de la estadística orejil, dos --3º y 4º-- propiciaban dentro de un orden algunas alegrías, que se diluyeron luego con el mal uso de las espadas.

Si nos paramos a valorar lo que salió por chiqueros, se observa que el conjunto resultó demasiado desigual en su presentación: desde el muy ofensivo 4º al muy “armónico” 2º; unos de baja alzada, otros más acaballados. Poco juego bueno ante el caballo: los dos momentos mejores lo fueron gracias al picador de turno. Y ante los engaños, sin humillación ni clase alguna el que abrió la tarde, que además claudicaba; más repetidor pero metiendo la cara con grandes desiguales, el 2º; un “regalito”, el 5º;  bruto y sin asomo de clase ni de recorrido el que bajó el telón.

¿Y los otros dos que faltan? Entre esos a lo mejor hay hasta su polémica. Ninguno fue completo, desde luego. Pronto y con mucha movilidad resultó “Treinta y siete”, el 3º, pero su calidad estaba bastante tasada: a nuestro leal saber y entender, más espectacular que bravo. Por su parte “Centenero”, que hizo 4º, estuvo limitado por su fondo, pero paseó muchísima nobleza, hasta acabar siendo el más colaboracionista para hacer el toreo.

Por cefas o nefas, a “El Juli” se le han ido en blanco sus dos compromisos bilbaínos. Lo cual no puede interpretarse como que haya perdido comba. Como en el primer ocasión, este jueves ha vuelto a estar el madrileño por encima de los toros que le correspondieron. Así como en su 1º tuvo que pelear contra un blando sin humillación ni clase alguna, supo entender al buen 4º, cuando inicialmente tenía un punto de pujanza y cuando luego se afligió, que fue pronto. Había comenzando manejando el capote con fundamento bueno, como luego acertó a administrar con la muleta el comportamiento cambiante del de Hernández. Tras las tres primeras series, de buen trazo y templanza, el madrileño hubo de acortar las distancias para culminar la faena de forma digna. Al final, se atascó en el manejo de los aceros.

Se enfadó bastante el público bilbaíno con Alejandro Talavante tras la muerte del 5º, incómodo para la lidia, negado para el arte del toreo; como el extremeño no se dio coba, sino que tomó por la calle de en medio, surgieron las protestas. Algunos  de los que protestaban, sin embargo, aplaudieron al toro. Un sin sentido. Pero puestos a protestar, antes habría que criticar su ausencia de convicción con el que hizo 2º; aunque se viniera a menos, tomaba los engaños y permitía ir más allá de donde fue el torero.

Tuvo, en fin, José Garrido el triunfo en la mano con el 3º de la tarde, con llamativa movilidad y presteza, aunque su clase estuvieran disminuidas. Faena de firmeza y buen tono artístico, especialmente sobre la mano izquierda. Pero no midió el largo metraje de su trasteo y el animal se puso andarín y sin fijeza a la hora de montar la espada, que a mayor abundamiento el torero manejaba con una premiosidad desesperante, que no hacía otra cosa más que complicar la situación. Así no había forma de superar la suerte. Al final, después de un pinchazo feísimo, acertó a dejar la espada arriba. Entre tantas esperas los ánimos se enfriaron y solo cosechó algunas palmas. Para bruto, el toro. Se ha dicho siempre. Garrido lo experimentó con el 6º, al que recetó un emotivo recibimiento con el capote, iniciado con dos comprometidos faroles de rodillas; pero luego la decisión y la firmeza, que las hubo, no servían para anular las brusquedades de un enemigo, que ni hacía amago de humillar, ni mucho menos estaba por la labor de seguir los engaños.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2017
Simón Casas y Ramón Valencia se estrenan contratando en bloque a José María Manzanares
Ganaderías para la Feria de abril 2018: cuando el cambio es la Palmosilla…
La Fiesta vuelve a estar de luto: ha muerto Juan Silveti
México: José Tomás, primero; luego, los demás
El TC admite a trámite el recurso contra la "corrida a la balear" y suspende su regulación
Contradicciones sobre lo que la alcaldesa Carmena quiere hacer con la Escuela del Batán
Morante de la Puebla y Manolo Lozano, una pareja de románticos para la temporada de 2018
Victorino Martín, un grandioso ganadero, una leyenda, un ejemplo de afición
Los ganaderos andaluces ponen el acento en los encastes minoritarios
El Rector de Salamanca suspende la presentación de la Cátedra de Estudios en Tauromaquia
PUNTO DE VISTA
"Un insulto a la inteligencia"


El sudoku de 1 espectador cada 9 metros cuadrados


Hay cosas que no se pueden entender. Por ejemplo, en estos días, que a la pandemia, con la gravedad que tiene, se le combata con "ocurrencias" de expertos innominados. Pero ocurre y por eso el llamado "Plan de Transición a la Nueva Normalidad" no recibe más que críticas por parte de todos los sectores. La que afecta al mundo del toro es, como ha dicho Ramón Valencia, un insulto a la inteligencia. Pero la Vicepresidenta Teresa Ribera tiene la solución: "Al que no le gusta que no abra". ¿A eso se llama gobernar?


Ortega y Gasset

ENSAYOS
Un elemento característico de su trayectoria


Las 20 encerronas de "Gallito", la demostración de su poderío y su conocimiento de la lidia


Dejando al margen la que protagonizó como novillero en Zaragoza –en la que se quedó sólo en el ruedo por la cogida de Gaona--, hasta en 20 ocasiones se encerró en solitario José Gómez Ortega "Joselito" con seis toros. Hubo una etapa de su carrera en la que era su fórmula para concluir cada temporada. Y todas ellas "ofrecían un magnífico escaparate para desplegar la mayor variedad posible de suertes, tanto de capa, como con banderillas y muleta. El máximo exponente de ello fue la famosa corrida de Madrid". A estudiar este apasionante tema dedica un documentado ensayo el profesor Marcos García Ortiz.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2020 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |