Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Undécima de la feria de abril
La vaciedad como entretenimiento
Ginés Martín regaló detalles primorosos, como esta media verónica. (Maestranza-Pagés)
Una tarde sin y sin. Sin casta y sin bravura. Como las bebidas y los alimentos que dicen que no engordan. Si es por eso, hoy la afición estuvo a dieta rigurosa. Y es que la corrida de Juan Pedro Domecq, guapamente presentada, venía de origen vacía de todo fundamento de bravo. Con semejante material pedir que el arte del toreo --que los tres actuantes lo saben manejar-- naciera con esa emoción que conmueve, resultaba un imposible. Pero demostrado está: la vaciedad no entretiene, ni menos apasiona; sencillamente se sobrelleva como se puede. Como ocurrió este viernes durante casi 3 horas.
Actualizado 20 abril 2018  
Redacción   
 Vísperas de expectación…, pues eso, nada
 Muy meritoria tarde de José Garrido
 No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
 La fachada, bien; los interiores, con muchas goteras

SEVILLA. Undécima de feria. Lleno de “No hay billetes”. Toros de Juan Pedro Domecq (el 6º tris como sobrero), de guapa estampa y sin maldad, pero carentes de casta y fuerza. Enrique Ponce (de azul cielo y oro), silencio tras un aviso y palmas tras un aviso. José Mª Manzanares (de nazareno y oro), una oreja y silencio tras un aviso. Ginés Marín (de azul celeste y oro), ovación y silencio.

Otra tarde de transcurso lento y plúmbeo, con un larguísimo metraje: 2 horas y 45 minutos.

 

Más deslucida no ha podido ser. Pese al 2º de la tarde, al que Manzanares le cortó una oreja.  Para un desfile de modelo, la corrida de Juan Pedro Domecq era perfecta: toros de guapa lámina --en eso bajó el último sobrero--, bien rematados; de poner algún pero, de cabezas muy recogiditas. Pero para una corrida, insufribles: tenían una nobleza tontuna, les  costaba un mundo humillar y, sobre todo, carecían de cualquier goterón de raza y casta. Por eso, fue una tarde light, sin sustancia ni alimento. Así no hay quien cree ni arte ni emoción, haga el torero lo que haga. 

 

Si a lo laboriosa que se hace la lidia con toros de este corte se le añade la desesperante lentitud con la que se desarrolla la lidia, el resultado es un pestiño de festejo, que lo que estaba pidiendo era irse a pasear por la orilla del río. Aquí acaba uno hasta entumecido. Bendito público que, después de pagar un dineral, aguanta sin soliviantarse dos tardes de este pelaje. 

 

De los 8 que saltaron al ruedo, medio se salvó el 2º, pero con muchos matices, todos las que exige su muy escasa casta. Entre otras cosas, como es bien sabido, no se le podía exigir, más allá de acompañarle sus viaje siguiendo los engaños. Pero eso de bajarle mano para llevarlos largos, eso estaba vedado. Si eso era con el medio bueno, ya me dirán que ocurre con los otros. De hecho, ni el propio Manzanares, pese a la oreja que se le concedió, se debió sentir a gusto: mostró su lado de elegancia, pero no su profundidad como torero, porque si dejaba de llevarlo a su altura, no podía “ni ponerse bonito”.

 

No ha tenido demasiada suerte en esta feria Enrique Ponce, pendiente como tiene su Puerta del Príncipe de la madurez. Medio salvó la tarde de la corrida de Garcigrande, pero este viernes lo ha tenido imposible. Ni “Dibujante” ni “Ojeroso” estaban por la labor. Por más que el valenciano tratara de imprimir suavidad a los engaños --que lo hacía casi como si fuera respiración asistida--, dejando ir a su aire a los domecq, ni así podía encadenar dos muletazos vibrantes. 

 

José María Manzanares sin esfuerzo alguno aprovechó lo que llevaba dentro su primero, que para más bromas se llamaba "Manzanilla". Ya es casualidad. Con el capote lo más relevante acabó siendo el quite primoroso de Ginés Marín. Con más autenticidad sobre la mano derecha, el de Alicante construyó una faena aceptable, naturalmente de muy liviano peso, porque no tenía otra opción. Lo más rotundo, el espadazo final, entrando muy por derecho.  Pese a todo, pudo y debió pisar el acelerador más a fondo con este toro.  el 5º tan sólo pudo explicar como, por su poco fundamento, el domecq de turno no estaba hecho para el toreo, pero tenía algunos componentes para haber estado mejor.

 

A Ginés Marín, que torea como los ángeles, le está costando demasiado entrar en la Maestranza como matador de toros. Tanto en la feria de 2017 como en la de ahora, la suerte se le ha puesto de espaldas. Ya es cosa que de 4 toros que ha tenido, los cuatro hayan sido de imposible lucimiento. Pero la Maestranza seguirá en el Paseo de Colón para ocasiones venideras. De hecho, este viernes la afición le estaba esperando con interés. La pena es que tan sólo pudo ofrecerles media doce de lances muy sentidos, tres medias verónica de usía y un par de pases de pecho para enmarcar.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2018
Parafernalia morantiana: volver sin haberse ido...
"El Juli" encabeza el cuadro de honor de la feria 2018
La Feria de "El Juli" y de "Orgullito". Pero también de más cosas, unas buenas y otras no tanto
Gran tarde de Pepe Moral con la corrida de Miura
Fin administrativo de la feria, con reivindicación de "El Fandi" bajo la lluvia
Vísperas de expectación…, pues eso, nada
Muy meritoria tarde de José Garrido
No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
Unanimidad sobre El Juli; diferentes matices sobre el indulto que no sobre el toro
Tarde apoteósica de "El Juli": 4 orejas y el indulto a un gran toro de Garcigrande
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |