Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVIILLA: Cuarta de la feria de abril
Vamos a no confundir: una cosa es "el toro de Sevilla" y otra bien distinta "el toro de Matilla"
La buena técnica de Talavante se impuso a los elementos (La Maestranza-Pagés)
Chenel diría eso de "pronto y en la mano". Pues eso: digámoslo desde las primeras líneas. Lo que este viernes salió por los chiqueros de la Maestranza --tras la poco comprensible aprobación de la autoridad, que no termina de aclararse en las movidas mañanas de los corrales-- no es "el toro de Sevilla". Para que no confundamos las cosas: "el toro de Matilla" nada tiene que ver con ese toro que gusta en Sevilla, que hay quienes motejan despectivamente como "el toro de Sevilla". Y no es eso: en Sevilla gusta el toro con poder y con emoción, con todas las características de lo bravo; lo que no gusta son esos fuera de tipo, que todo lo fían a la báscula y poco más. Pero no hay que preocuparse: el trastazo monumental que se ha dado la Casa Matilla en nada va alterar el curso del año taurino.
Actualizado 14 abril 2018  
Redacción   
 Legítimo triunfo de Luís Bolívar, en una tarde desabrida
 Templado y despacio, el norte del toreo de Pablo Aguado
 Nueva cornada grave de Román; nueva lección al natural de Pepe Moral

SEVILLA. Cuarta de feria. Casi lleno, a unos pocos centenares del “No hay billetes”. Tarde soleada, pero fría. Cinco toros de la Casa Matilla--4 con el hierro de Olga Jiménez (3º bis como sobrero) y 1 de Hnos. García Jiménez--, muy deficientemente presentados y de juego, y un sobrero (6º bis) de Torrestrella, chico y de mal juego.

Miguel A. Perera (de verde botella y oro), silencio y silencio. Alejandro Talavante (de blanco y oro), silencio tras un aviso y una oreja. Roca Rey (de malva y oro), ovación tras un aviso y silencio.

El festejo se prolongó por espacio de 3 horas menos 10 minutos.

Saludaron tras parear al primero de la tarde Javier Ambel y Guillermo Barbero; Juan José Domínguez y Paco Algaba en el 3º tercero y Curro Javier en el 4º.

Parte facultativo de Curro Javier: Varetazo con contusión en región lumbar paravertebral izquierda. Se coloca vendaje de contención lumbar y analgesia. Pendiente de estudio radiológico. Pronóstico: Leve. 

Parte facultativo de Francisco Gómez Algaba: Varetazo en región posterior del brazo izquierdo, que produce impotencia funcional. Sospecha de contusión muscular por lo que es trasladado para realización de estudios complementarios. Pronóstico: Reservado. 

En esta tarde de viernes hemos cambiado la lluvia por el sol, aunque ha permanecido del frío. Los sabios del lugar, visto lo visto, discuten si el cambio fue para bien. Lo mejor: casi se llenaron los tendidos. Lo peor, el resultado del cambio del palo ganadero. La versión de los jandillas que gestiona la Casa Matilla resultó desastrosa. En todo: desde una presentación completamente impropia de una plaza de primera, hasta en un juego soporífero. Sin embargo es lo que propician empresas y toreros, que andan siempre discutiendo por estas combinaciones con los toros predecibles, predecibles, dice uno, en su nulo poder.

Lo de los Matilla se pasó en esta ocasión de castaño oscuro. Una corrida que si por delante carecía de todo elemento ofensivo, su juego --en muchos momentos acochinado-- forzó a que la tarde se fuera prácticamente en blanco. No debe ser como premio a todo ello por lo que el hierro de los Matilla volverá a Sevilla allá por San Miguel. Pero no hay problemas: sobran toreros que la quieran torear, y si falta alguno la Casa --que es multiusos-- coloca a uno de los muchos toreros que apodera. El castizo concluiría, “eso es lo que hay”.

El que abrió la tarde, además de ser muy poquita cosa, se desinflaba como un globo de feria. Con un poco más de poder el 2º --que ya el pasado año visitó alguna que otra plaza--, mientras le resistió el cuerpo, pero sin pìzca de clase. Un zambombo impracticable el sobrero --también de la Casa-- que sustituyó el ridículo 3º. Con la carta de dimisión en la boca salió el 4º. Rajándose ya desde que entró por primera vez al caballo el que hizo 5º, que si luego lució una miaja fue gracias a la buena técnica de Talavante. En nada enmendó la plana el mal presentado sobrero de Torrestrella que cerró la función.

Resultaría ridículo que con estos comportamientos ahora se vuelva por enésima vez a hablar de las singularidad de “el toro de Sevilla”. Hay que decirlo pronto: lo que este viernes salió por los chiqueros era como una caricatura del toro que gusta a esta afición. Por eso mejor no confundir a “el toro de Matilla” con el toro que gusta en estas tierras. En Sevilla gusta el toro bien hecho, con todos sus elementos ofensivos, pero sin las exageraciones que lo sacan de su tipo propio; si además es “guapo”, pues mejor que mejor. Y es que esta afición disfruta y se entrega justamente por todo lo contrario de lo que este viernes se vio en su precioso albero. Disfruta con el toro que galopa bravamente, con ese que pelea con bien en el caballo y necesita ser sometido por abajo, con el que vende cara su vida. Todo lo demás nunca dejará de ser una leyenda urbana, por más que se repita.

Con semejante material bien podría decirse que se estrellaron, cada cual a su manera, Miguel A. Perera y Roca Rey. Ninguno de los dos tuvo opción a sacar a pasear su forma de entender el toreo. Es claro que Perera dejó constancia en momentos sueltos del poder de su muleta, de su temple y su largura.  Como se evidenció que Roca Rey no es precisamente flor de un día: dio la cara incluso más allá de lo que merecían sus enemigos. Y para regusto de la afición, en el zambombo dejó media docena de lances y dos medias de órdago a la grande.

Como para salvar la honrilla de la Casa que lo apodera, Talavante desplegó toda su buena técnica para meter en la muleta al rajado que hizo 5º, hasta construir dos series sobre la mano izquierda excelentes. La oreja que cayó bien podría decirse que era “una oreja de cuota”, como para que en la estadística no todo quedara en blanco. Pero más allá de tal trofeo, que fue de orden menor, Talavante y su capacidad para meter a un toro en la muleta quedaron en buen lugar, tal como lo entendió la afición.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2018
Parafernalia morantiana: volver sin haberse ido...
"El Juli" encabeza el cuadro de honor de la feria 2018
La Feria de "El Juli" y de "Orgullito". Pero también de más cosas, unas buenas y otras no tanto
Gran tarde de Pepe Moral con la corrida de Miura
Fin administrativo de la feria, con reivindicación de "El Fandi" bajo la lluvia
La vaciedad como entretenimiento
Vísperas de expectación…, pues eso, nada
Muy meritoria tarde de José Garrido
No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
Unanimidad sobre El Juli; diferentes matices sobre el indulto que no sobre el toro
PUNTO DE VISTA
Entre prohibiciones y tibiezas calculadas


Los políticos no deben meter sus manos en la Fiesta


Frente a los prohibicionistas, convencidos o por simples conveniencias, y a los tibios, que acaban siendo los más numerosos, nada mejor que plantearle a los políticos, de todos los colores, que saquen sus manos de la Fiesta. Si es algo tan nocivo como algunos predican sin fundamento alguno, no hay más que dejar pasar el tiempo para que desaparezca; si lo suyo es sencillamente no ayudar, aunque eso suponga infringir las leyes en vigor, con mayor motivo para que nos dejen en paz.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |