Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Sevilla: Séptima de feria
El Ventorrillo ya no es lo que era: una corrida imposible
Iván Fandiño, en el quinto de la tarde. (Maestranza)
Como de la noche al día. Es la diferencia que se da entre las cosas buenas que hace años se le vieron a los toros de El Ventorrillo y lo que hoy ocurrió en la Maestranza. Se ve que en esto de la crianza de bravo el cambio de propiedad y de manos es un factor relevante. Y es que lo de esta tarde es como para darle unas vacaciones más bien prolongadas en los carteles. Con semejante trastazo que hoy se ha dado, dan ganas de omitir la reseña habitual del festejo: eso de los "silencios" por más que fuera lo que ocurrió, resulta muy equívoco en relación con los esfuerzos reales de los tres espadas anunciados. Por la novedad, llamó sobre todo la atención la firmeza y el sentido torero del malagueño Jiménez Fortes, pero también Iván Fandiño tuvo sus momentos.
Actualizado 19 abril 2012  
Redacción   
 Triunfo de Antonio Nazaré y Esaú Fernández con una buena corrida de Fuente Ymbro
 Un corridón con poco contenido
 Joselito Adame se lleva para México la primera oreja de la feria

SEVILLA, 19 de abril de 2012. Séptima de feria. Media entrada. Cinco toros (el 4º como sobrero) de El Ventorrillo, variados de capa, con presencia, pero mansos, claudicantes y sin calidad alguna; un toro de Montealto (6º), brusco pero con más recorrido.  Diego Urdiales (mostaza y oro  con cabos negros), silencio y un aviso con silencio. Iván Fandiño (de esperanza y oro), silencio y ovación tras un aviso. Jiménez Fortes (de azul pavo y oro), silencio tras un aviso y ovación tras un aviso.

Desde que don Francisco Medina vendió la ganadería de “El Ventorrillo”, esto no levanta cabeza. Si ya la temporada pasada no fue buena, lo que apuntó la corrida de esta tarde en Sevilla no puede augurar un horizonte peor. No es que el nuevo ganadero haya dado un petardazo: ha sido una traca completa y de las de días de fiesta grande, que deben hacer más ruido. Hoy le han echado dos toros para atrás por manifiesta debilidad, pero otros hubo que tampoco estaban precisamente sobrados de fuerzas.  

Salvo por el valor pedagógico de poder explicarle al aficionado menos informado la rica diversidad de capas que se dan en el ganado bravo, lo demás ha sido como para arrinconar, pero muy arrinconar, en el olvido. Ni fuerza, ni raza, ni clase, tan sólo descastamiento, flojera de remos y feo estilo. Una desgracia de corrida. Se comprende que las figuras hayan huido de este hierro: nadie quiere, así por qué sí, ración doble de ricino, aunque se sirva lorquianamente “a las cinco en punto de la tarde”.

Pero, en realidad, la desgracia fue sobre todo para esa escasa media plaza que de nuevo cubrió el aforo maestrante, porque en la puerta de cuadrillas se situaron tres toreros muy dispuestos, que además, cada cual en su medida, tienen su misterio que decir. “Fueraparte” --que diría el maestro Carlos Herrera— de tres quites muy válidos, todo lo demás quedó prácticamente inédito. No podía ser de otra manera. Y para colmo de males, entre idas y venidas a los corrales, de la plaza no se salió hasta bien pasadas las nueve de la noche.

Hay que decir sin rodeos que, con el esfuerzo que está realizando, no es justo que un torero como Diego Urdiales aún no haya tenido su verdadera oportunidad en la Maestranza, salvo para demostrar su pundonor y su capacidad para resolver papeletas. El riojano se ha cuajado en un torero sólido, al que hoy no se le pudo más que atisbar. Con todo, ahí quedó su torerísimo cierre de faena en el cuarto bis de la tarde, unos muletazos por bajo con sabor y con mucha torería. De las mejores cosas de la tarde.

No le vinieron más de cara las cosas a Iván Fandiño, otro torero al que Sevilla no ha visto en su verdadera dimensión. Su primero, que apuntaba una cierta nobleza ante los engaños, se vino a menos a las primeras de cambio; el quinto debió ir para los corrales y si no fue así ha sido por la suavidad y el tiento del capote de “Jarocho” al sacarlo del caballo. En este toro hubo muletazos de mérito, pero sin la continuidad que impedía las condiciones del toro. Como las cosas le venían cruzadas al torero vizcaino, hasta el presidente se equivocó enviándole un aviso a destiempo, cuando el toro ya estaba echado. Ahora toca esperarle en el mano mano con los "victorinos".

Pese a que tampoco el malagueño Jiménez Fortes estaba contratado para “luchar contra los elementos”, sino para matar dos toros presuntamente de bravos, ha dejado la mejor impresión entre los aficionados. Ha sido desde luego su firmeza, que más no se puede pedir; pero ha sido, sobre todo, la progresión que va siguiendo en este difícil oficio. Cuando mínimamente resultó posible, además dejó claro que tiene un buen sentido del toreo, manejando con temple y con hondura las telas. Si el brusco sobrero de Montealto se hubiera atemperado un poco y el torero no se enreda con el verduguillo hasta podría haber cortado con justicia una oreja. Su crédito sigue intacto.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Temporada 2012
Qué largas se hacen las corridas en Valencia
Triunfo arrollador de Eduardo Gallo en Manizales
Los matadores y sus cuadrillas, dispuestas a negociar una formula transitoria para el Convenio
El Ministerio de Educación y Cultura dice que ha hecho todos sus deberes taurinos
Sigue la buena racha de Diego Silveti
Buena impresión de Eduardo Gallo en la México
Feliz Navidad, con los mejores deseos para que 2013 sea un gran año para la Fiesta
La actuación conjunta de PNV, PSOE y PP abre de nuevo la puerta a los toros en San Sebastián
La temporada de Madrid tendrá el mismo diseño de 2012: se mantiene el número de festejos
Juan José Padilla, a hombros en la Monumental de México
PUNTO DE VISTA
Con la disputa Casas-Bautista, al fondo

La absoluta falta de transparencia del negocio taurino


La dura polémica que ahora enfrenta a los empresarios Simón Casas y Juan Bautista, en el fondo conduce a un tema recurrente: la total falta de transparencia en la que se mueven os gestores taurinos. No se conoce el caso de una empresa de este sector que hay dado publicidad a sus cuentas oficiales; tan sólo algún comentario marginal con éste o con aquel dato. Sin embargo, mientras que el negocio taurino esté inmerso en esta opacidad, su credibilidad se mantendrá bajo mínimos.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2019 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |