Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
SEVILLA: Décima de la feria de abril de 2018
Vísperas de expectación…, pues eso, nada
Ajustada larga de Roca Rey en la puerta de toriles. (La Maestranza-Pagés)
Ambientazo en Sevilla, como de día grande. Como gustaba decir al maestro Ansón en su "ABC", "no se hablaba de otra cosa". Luego la carencia de los mínimos de bravura y raza de la corrida de Jandilla y de su gemelo de Vistahermosa fue una continuada ducha de agua fría sobre los aficionados. "A ver si es posile con el otro…", se decían en un resto de esperanza. Pero es que "en el otro" tampoco pudo ser. Salvo en el pequeño y transitorio descanso que se tomó las desbravura, la cosas medio se endereza con el 2º, al que El Juli entendió bien. Pero a partir de ahí, todo en caída libre.
Actualizado 19 abril 2018  
Redacción   
 Muy meritoria tarde de José Garrido
 No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
 La fachada, bien; los interiores, con muchas goteras
 Vamos a no confundir: una cosa es "el toro de Sevilla" y otra bien distinta "el toro de Matilla"

SEVILLA. Décima de la feria. Lleno de “No hay billetes”, en tarde muy agradable. Toros de Jandilla/Vegahermoa (Borja Domecq), de correcta pero desigual presentación, faltos de bravura y raza. Antonio Ferrera (de marino y oro), silencio y silencio. Julián López “El Juli” (de ciruela y oro), vuelta al ruedo y silencio. Andrés Roca Rey (de marfil y oro), ovación y palmas.

 

Pues eso, no pasó nada. Como el dicho popular asegura que ocurre cuando se viven vísperas de mucha expectación. Y la verdad es que en Sevilla había un ambientazo por  la corrida de este jueves. Lo había desde el principio y se disparó después de la apoteosis de “El Juli”. Esta tarde, además, con numerosos aficionados con banderas peruanas por las calles. Como en los tiempos gloriosos, la reventa disparada. Y desde bastante antes de la hora del paseíllo en los alrededores del Baratillo no cabía un alfiler, aunque sólo fuera para palpar lo que allí se vivía y, a ser posible, ver pasar a los toreros, que algo es algo.

 

Pero en los dichos populares también hay otro: “El hombre dispone y el toro descompone”.  Es exactamente lo que ocurrió. La corrida de Jandilla, tan buena en la pasada feria, hoy jugó a nones. Aunque estaba bien hecha, podía haberlo estado mejor; por ejemplo, el grandullón del 2º desentonaba con respecto a sus hermanos. Pero todos se igualaron: se declararon objetores en materia de bravura y de raza. Y eso son ya palabras mayores.

 

Medio se dejó precisamente el referido grandullón,  que jugó con ventaja: le tocó a “El Juli”, que anda intratable. Y, cómo no, lo acabó metiendo en los vuelos de su muleta. No era, no podía ser, una faena deslumbrante, pero si un modelo de buena técnica. Pena que luego la espada quedara tan rinconera. Pese a todo el personal se enfadó bastante con el Palco porque no le concedió una oreja, que habría sido excesiva; en cambio, el torero dio una vuelta al ruedo como las de antes, empujado por los aficionados.

 

Pero éste caso bien puede decirse que fue la excepción, el botón de muestra. La tónica de la tarde ya vino marcada durante la lidia del que abría plaza: blandeando de cuando en vez, pasando por el caballo como el que va por la calle Sierpes: eso, de tranquilo paseo. Para luego desfondarse más bien antes de después. Y eso que Antonio Ferrera trató de todas las maneras posibles por encarrilar las cosas.

 

También Roca Rey sacó todo lo que tenía guardado. Hasta se fue a la puerta de toriles, porque era su tercera tarde y no podía pasar de vacío. Y a la arena echó las dos rodillas para comenzar su faena, con una gran emotividad. El jandilla, que era incómodo en sus embestidas, se encargó de recordarle que no había venido a la Maestranza para que le endilgara 40 muletazos de los suyos. También en este caso, la espada cayó camino de los bajos.

 

La segunda parte del festejo ya fue directamente a menos, como los tres jandillas lidiados. El que llevaba el nombre jacarandoso de “Pepe”, además de desrazado y blando como sus hermanos, llevaba puesto el piloto de lo intermitente: ahora sí, ahora no; ahora por aquí, ahora por allá. Poco cabía esperar Ferrera de sus medias arrancadas. El 5º, más feo de hechuras, tenía mal genio y andaba a tornillazo limpio; naturalmente, a “El Juli” no le tocó un alamar, pero tampoco pudo el torero explayarse lo más mínimo. Y el que cerraba la función, huía de su sombra. Ni metiéndose en sus terrenos y por abajo había forma de evitar que cogiera las de Villadiego. Roca Rey se empeñó de todas las formas posible, pero todo con poco brillo; lo más que consiguió es que le llegara un recado presidencial.

Compartir:  Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a YahooEnviar a Meneamé
  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |  
Comentar 0
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de taurologia.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Taurologia.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. zTe ha gustado? zQué destacarías? zQué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Sevilla 2018
Parafernalia morantiana: volver sin haberse ido...
"El Juli" encabeza el cuadro de honor de la feria 2018
La Feria de "El Juli" y de "Orgullito". Pero también de más cosas, unas buenas y otras no tanto
Gran tarde de Pepe Moral con la corrida de Miura
Fin administrativo de la feria, con reivindicación de "El Fandi" bajo la lluvia
La vaciedad como entretenimiento
Muy meritoria tarde de José Garrido
No se repitió la gloria, pero José Mª Manzanares cuajó una gran faena al mejor toro de Cuvillo
Unanimidad sobre El Juli; diferentes matices sobre el indulto que no sobre el toro
Tarde apoteósica de "El Juli": 4 orejas y el indulto a un gran toro de Garcigrande
PUNTO DE VISTA
Cuando pasan tres meses del nuevo Gobierno


El silencio institucional sobre la Tauromaquia no se entiende


Vivimos tiempos nuevos para la política y para la Tauromaquia, en los que entre unos y otros no acabamos de contrarrestar todo ese ruido mediático que hace que destaquen más las sombras que las luces. Sin embargo, incluso en momentos de crisis como la actual, cuánto encierra la Tauromaquia como hecho cultural y patrimonio común, sigue vivo, mantiene sus valores creativos y sigue teniendo detrás un apreciable respaldo social. Por eso, salir del impasse actual resultaría muy conveniente que se reactivaran las instancias institucionales a las que corresponden salir en su defensa y apoyar su proyección de futuro. Se diría que en tres meses poco puede pedirse a un Gobierno; pero no es menos cierto que al menos podría haberse dicho una palabra de ánimo y de respeto.


Ortega y Gasset

LA TAUROMAQUIA DE LOS GRANDES MAESTROS
Repaso histórico a través de las grandes figuras


El pase natural, la verdad siempre permanente en el Arte del Toreo


Decía Felipe Sassone que "el toreo al natural es el que se realiza con la mano izquierda, el estoque en la derecha y el corazón en medio". No es fácil matizar más con tan pocas palabras la realidad de una de las suertes fundamentales del toreo, como es el pase natural, que unión con el lance a la verónica conforman el verdadero núcleo duro del toreo de siempre. Aunque en la teoría taurina podemos remontarnos hasta Pepe-Hillo y sus continuadores, hay que reconocer que la realidad del pase natural tal como hoy lo conoceos arranca fundamentalmente de Joselito y de Belmonte, para luego ir adquiriendo una personalidad propia en el quehacer de las grandes figuras, que hicieron realidad esa definición de Sassone: además de la técnica, pusieron el corazón de por medio.


ESPECIAL TAUROMAQUIA
Especial Tauromaquia
José María Requena


© 2018 Docol Mediatica, S.L.   |   Enlaces   |   Hemeroteca   |   Quiénes Somos   |   Contacto   |   Política de Privacidad   |   Aviso Legal   |    RSS   |